Es muy normal que te surjan ciento de dudas en el proceso de comprar una casa y no sólo acerca de si es no un buen momento para comprar. Y cuando ya te decides, te percatas de que leer y entender un contrato de compraventa o la hipoteca no resulta sencillo.

Afortunadamente para ti, el notario está ahí para ayudarte a lo largo de todo el proceso de compraventa y además es el encargado de realizar también parte de los trámites.

De hecho, la nueva Ley hipotecaria le otorga al notario gran relevancia, mucho antes incluso de firmar el contrato. Se establece que este tenga un papel de asesor para el comprador de modo que se asegure de que entiende lo que firma, entre otras funciones.

¿Qué es un notario?

El notario es un funcionario que, tiene estudios previos a su especialización de Derecho, se encarga de dar carácter público a documentos privados y autorizarlos con su firma.

Funciones del notario

Un notario tiene dos funciones principales:

  1. asegurarse de que el contrato que firma cumple con la legalidad
  2. dar fe de lo que pone en el documento redactado y de su firma.

Es decir, esta figura es la garantía de que un documento es válido a todos los efectos. En el caso que aquí nos ocupa que es el de la compra de una casa, la escritura pública de compraventa sirve para demostrar la titularidad de la vivienda. Una vez se haya firmado dicho documento, el notario también se encargará de guardar una copia durante 25 años.

Que hace un notario en una compraventa

Como hemos comentado, el notario tiene un papel importantísimo en la compraventa de una vivienda, así como en la firma de la hipoteca. Que esta figura intervenga es una garantía de que la operación estará bien hecha y de que se protegerán los derechos de ambas partes, especialmente del comprador.

Durante este proceso el notario tiene una serie de funciones:

  • Redacta la escritura de compraventa. Por si no lo sabías el notario es el encargado de redactar el contrato de compraventa para que este cumpla con la legalidad vigente.
  • Se asegura de que la vivienda puede transmitirse. El notario es el que debe asegurarse de que el vendedor es realmente el propietario de la vivienda para que no exista ninguna clase de fraude. Para demostrarlo solicita una nota simple al Registro de la Propiedad, en el cual figura dicho bien a la vez que refleja si la vivienda está o no libre de cargas.
  • Asesorar, informar y resolver dudas. Pues sí, como hemos dicho, ahora el notario tiene un papel más relevante si cabe gracias a la nueva ley hipotecaria, y parte de su responsabilidad en el proceso de compraventa de una casa es asegurarse de que las dos partes firmantes entienden el documento que van a rubricar. De hecho, si en el momento de la lectura del contrato hay algo que no entiendas, puedes interrumpir al notario y pedirle que te lo explique.

Debes saber que la figura del notario no es obligatoria en un proceso de compraventa, de hecho, puedes comprar una casa sin necesidad de acudir a uno. Pero ten en cuenta que su figura es una garantía adicional para asegurarte que todo el proceso es correcto.

Sin embargo, sí que será obligatorio acudir al notario cuando haya que firmar una hipoteca sobre la casa. En dicho caso, el notario debe asegurarse de que el prestatario entiende perfectamente la hipoteca e incluso debe redactar un acta notarial para dejar constancia de que recibió la información y asesoramiento necesario.

Quien elige al notario

La elección del notario depende del comprador, ya que es quien asumirá la mayoría de costes notariales. Y como dichos gastos del notario en la compraventa corresponden a quien compra, es el que puede decirlo. Eso sí tiene una limitación, ya que, si compras una casa en Madrid, el notario debe estar por la esa zona, y no en Valencia, por ejemplo, ya que no puedes obligar al vendedor a desplazarse hasta allí para la firma.

Una forma de adelantarse a este problema es buscar un notario que te ayude también con el contrato de arras -no confundir con el contrato de reserva- y especificar en el mismo que será también lo será en la compraventa.

Coste del notario

Existe la creencia de que los notarios son muy caros y que es una carga más que añadir a los gastos de la compra una vivienda. Pero, ciertamente el precio del notario está marcado por ley y todos cobran lo mismo por los mismos servicios

Los gastos de notaría están regulados por el RD 146/1989, por el que se aprueba el Arancel de los Notarios. Sobre estos aranceles el notario puede después aplicar un descuento máximo del 10 % a sus clientes. La cuantía de dichos aranceles depende del valor de la vivienda, por lo tanto, en una casa valorada en 100.000 €, los gastos ascenderán a 850 €.

Debes saber que los gastos de la notaría con la venta de la casa afectan tanto al vendedor como al comprador, ya que cada uno debe pagar por una serie de conceptos, aunque los de mayor cuantía recaen en el comprador.

Y si estás buscando un buen seguro para tu nueva casa, no dudes en consultar con nuestros asesores sobre nuestros seguros de hogar.