Si por casualidad has heredado unas acciones que cotizan en bolsa y no sabes estás preguntando si debes incluirla en la declaración. O quizás estés pensando en venderlas y no sabes cómo tributan.

Pongamos que las acciones las hayas heredado durante el pasado año, es decir en 2019, pues lo primero que tienes que saber es que el mero hecho de recibir las acciones, es decir, cuando la entidad financiera que las gestiona las pone a tu nombre esas acciones, este caso no se debe reflejar en la declaración de la renta del presente año.

El motivo es que la adquisición de estas acciones se ya ha declarado y que además ha tributado en el impuesto sobre sucesiones. Lo que ya es diferente, es si has obtenido dividendos, de estas acciones, porque en el caso de haberlos recibido si deben ser declarados.

Según refleja la legislación de nuestro país, en este caso el Código Civil, la adquisición de las acciones heredadas se produce, con carácter derivativo, es decir, cuando el heredero acepta la herencia, aunque los efectos subsiguientes se retrotraen al momento de la muerte del causante (artículo 989 del Código Civil).

En resumen, para que lo entiendas mejor, una vez se acepta la herencia, se entiende que la adquisición se produjo en el momento del fallecimiento del causante y, por tanto, desde esa fecha, los dividendos que se hubieran percibido de esas acciones existe la obligación de declararlos en el IRPF de los herederos tal y como indica la Dirección General de Tributos en su Consulta Vinculante V2332-15.

En el caso de que los dividendos hubieran sido cobrados por el fallecido antes de la fecha de fallecimiento, será este el que los deba declarar en su renta, en caso de que tuviera que hacerla. Es muy importante tener claro este punto, debe ser la declaración de la renta del fallecido y, de hecho, muchos herederos no se dan cuenta de ello.

Recuerda que además de heredar los bienes, heredas la responsabilidad fiscal sobre ellos. Por eso antes de aceptar una herencia conviene saber a qué te enfrentas.

Qué pasa si quiero vender las acciones

Y si lo que quieres es vender las acciones que has heredado, lo primero que tienes que hacer es tener precaución a la hora de efectuar la venta y calcular la posible ganancia o pérdida patrimonial que puede generarse de la venta. Por eso, si no sabes muy bien cómo gestionarlas, contar con un buen experto financiero, como los que tenemos en el Corte Inglés Seguros, puede serte de gran ayuda.

Porque es importante tener en cuenta las pérdidas o ganancias. Pues es sencillamente porque esta deberá recaer en nuestra declaración y por tanto tributar. Suele ser un cálculo que la gente descuida por desconocimiento y que después te puede dar un susto cuando la administración haga cuentas.

La ganancia o pérdida patrimonial se determina, para las acciones negociadas en bolsa, por la diferencia entre el valor de transmisión y el de adquisición.

Para que lo entiendas mejor, el valor de adquisición de dichas acciones corresponderá con el valor de cotización que esas acciones tengan el día de fallecimiento del causante. Este valor es el que se ha declarado en la herencia, al que hay que sumarle los gastos asociados a la adquisición por herencia (impuesto sucesiones pagado, gastos de escritura, etc.).

En cuanto al valor de adquisición de estas acciones, corresponderá con el valor de cotización que esas acciones tengan el día de fallecimiento del causante. Dicho valor será el que se ha declarado en la herencia, pero hay que sumarle los gastos asociados a la adquisición por herencia (impuesto sucesiones pagado, gastos de escritura, etc.). Además, como te hemos explicado, la fecha de adquisición de las acciones heredadas es la fecha de fallecimiento del causante, y los bancos no tienen que facilitarte los precios y fechas de adquisición de estas acciones heredadas.

Para determinar esta ganancia o pérdida patrimonial, se aplica el sistema FIFO tal y como indica la Dirección General de Tributos en la Consulta Vinculante V1552-13