El blog de los seguros de El Corte Inglés

¿El seguro de vida cubre la incapacidad permanente absoluta?

El seguro de vida cubre la incapacidad permanente absoluta Corporativo

Se trata de una de las situaciones más temidas para cualquier persona, y por desgracia, ninguno estamos plenamente exentos del riesgo de sufrir un accidente que derive en uno de estos tipos de incapacidad. Por eso, debemos estudiar nuestras pólizas de seguro de vida, ya que entre su articulado podremos encontrar las condiciones en las que podremos acceder a una indemnización tras recibir la declaración de incapacidad permanente absoluta.  

Debes saber que existen dos tipos de incapacidades permanentes, y que ambas deben estar recogidas en tu póliza de seguro de vida. La incapacidad permanente total es la que se produce cuando el trabajador, por efecto de un accidente o una enfermedad, queda incapacitado para realizar su puesto de trabajo habitual. Debe distinguirse por tanto de la incapacidad permanente absoluta, que es la que se produce cuando el trabajador queda inhabilitado para el desarrollo de cualquier puesto de trabajo. 

¿Cómo actúa el seguro de vida?

Las pólizas de seguro de vida suelen contar entre sus artículos con uno que dedican a las indemnizaciones en el caso de que se nos declare este tipo de incapacidad. Dado que las figuras del tomador del seguro y del beneficiario coinciden, lo habitual es que las aseguradoras adelanten la cantidad que se iba a destinar a los beneficiarios en caso de fallecimiento del asegurado, de manera que se reciba esta cantidad en forma de indemnización.  

Para poder percibir la indemnización, deberemos contar con una resolución oficial de la misma por parte del Instituto Nacional de la Seguridad Social, en la que debe constar el grado de la incapacidad, si es permanente total o absoluta, o si tiene carácter revisable (en breve veremos la importancia de este punto).  

Por otra parte, existen un buen número de situaciones que quedan fuera de la cobertura de estas pólizas de seguro de vida en el caso de incapacidad permanente absoluta. Entre ellas, se encuentran los casos en los que la incapacidad se produce a causa de un hecho con intencionalidad por parte del trabajador, por intentos de suicidio, o por su participación en delitos, así como los producidos por la ingesta de alcohol o el uso de drogas y estupefacientes. Lo mismo ocurre con la participación en deportes de riesgo, o la participación en competiciones deportivas de carácter profesional. Hay otras situaciones que son producidas por conflictos armados, o las que se producen a causa de radiación nuclear, que también se encuentran recogidas como hechos no cubiertos por las pólizas de seguro de vida. Y existen finalmente otras situaciones que son cubiertas por el Consorcio de Compensación de Seguros, como pueden ser las situaciones causadas por terremotos o erupciones volcánicas.

Es importante saber que cuando contratamos un seguro de vida estamos indicando nuestro estado de salud, y este paso se hará de forma veraz y en aplicación de la buena fe. En este sentido, las pólizas de seguros de vida también recogen que toda enfermedad o secuelas conocidas de un accidente anterior que no fueran comunicados a la compañía aseguradora y que puedan tener incidencia en la declaración de incapacidad permanente absoluta del trabajador serán recogidas como excepciones a la obligatoriedad de ser cubiertas por la póliza de seguro de vida.  

Se ha nombrado el uso de la veracidad y de la buena fe con intención. Esta buena fe que se presume en el tomador de un seguro, y que le obliga a la declaración de sus enfermedades o secuelas anteriores a la contratación del seguro obliga al mismo tiempo a la compañía aseguradora a hacerse cargo de la indemnización cuando se recibe la declaración de incapacidad permanente absoluta. Pese a ello, no son pocos los problemas con los que nos podemos encontrar a la hora de cobrar la indemnización correspondiente. 

¿Qué problemas suelen darse?

Las pólizas de seguro de vida suelen ser bastante complejas en su articulado, por lo que es importante que las estudiemos bien a la hora de hacer su contrato, ya que la aparición o la falta de determinadas frases puede resultar crucial a la hora de cobrar una indemnización por incapacidad permanente absoluta.  

En particular, resulta frecuente que las compañías aseguradoras rechacen proceder a la indemnización si la resolución del INSS tiene carácter revisable, como decíamos antes, alegando que hasta que dicha declaración no tenga carácter definitivo no procede la indemnización. Si en la declaración aparece que la incapacidad permanente absoluta puede ser objeto de mejoría o de revisión, podemos encontrarnos con un problema serio para recibir la indemnización. En estos casos hay que dirigirse al contrato de seguro y confirmar cómo aparece redactada esta situación. En el peor de los casos puede ocurrir que un trabajador que ha recibido una incapacidad permanente absoluta con carácter revisable no consiga acceder a la indemnización incluso hasta su edad de jubilación, puesto que la declaración definitiva es un proceso que puede retrasarse años en el INSS, incluso cuando se solicita por el propio trabajador.  

Otro caso que puede darse es que una vez hayamos recibido del INSS la declaración de incapacidad permanente absoluta, y hayamos procedido a su notificación a la compañía aseguradora, se nos pida por parte de la misma una serie de evaluaciones médicas que buscan, en principio, confirmar la declaración del INSS, aunque en segundo lugar también puede estar buscándose la demora en el pago de la indemnización. Para poder estar en condiciones de demostrar la veracidad de los datos que dimos en su día es importante que dispongamos de nuestro historial clínico, un documento que probablemente tengamos que aportar a la compañía aseguradora si ponen dificultades para cobrar la indemnización.

En cualquier caso, se trata de coberturas que una vez conocidas, podemos confirmar que se encuentran entre las que se recogen en nuestra póliza de seguro de vida, y de no ser así, debemos hablar con nuestra compañía de seguros para que queden recogidas explícitamente, y evitar así que nos veamos obligados a acudir a alguno de los despachos de abogados expertos en la reclamación del cobro de estas indemnizaciones.  

Artículos destacados

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento

OBTENER PRESUPUESTO Y CONTRATAR

¿Quién es responsable del tratamiento de tus datos personales?

▪ CENTRO DE SEGUROS Y SERVICIOS, CORREDURÍA DE SEGUROS, S.A., GRUPO DE SEGUROS EL CORTE INGLÉS (Sociedad Unipersonal) Inscrita en la DGSyFP con Nº J0200 / Concertado Seguro de Responsabilidad Civil y Capacidad Financiera, según legislación vigente. Existencia de vínculo estrecho con Seguros El Corte Inglés, Vida, Pensiones y Reaseguros, S.A.U.

▪ N.I.F.: A-28128189

▪ Domicilio social: C/  Hermosilla 112, 28009 - Madrid

▪ Domicilio oficina principal: C/ Princesa 47,  28008 - Madrid

▪ Datos registrales: Registro Mercantil de Madrid: Tomo 945, Folio 1, Inscripción 32, Hoja M – 18707.

Representante de CENTRO DE SEGUROS Y SERVICIOS: delegado.protecciondatos@seguroseci.es

¿Con qué finalidad recabamos tus datos personales?

Facilitarte un presupuesto del seguro o servicio solicitado según los datos que has indicado, así como, en su caso, llevar a cabo la contratación del seguro o servicio solicitado.

¿Por cuánto tiempo almacenamos tu información personal?

Tus datos serán conservados mientras dure la actividad y una vez finalizada se conservarán durante el tiempo legalmente establecido.

¿Cuál es la legitimación que tenemos para realizar su tratamiento?

La legitimación para el tratamiento viene determinada por tu consentimiento, que ha sido prestado y recabado a través de la solicitud que has realizado en nuestra web. En caso de que realices una contratación, la legitimación para el tratamiento de tus datos será la ejecución del contrato.

¿A quién podemos comunicar tu información personal?

Se podrán comunicar los datos facilitados por el cliente para realizar la tarificación o contratación del seguro o servicio, así como a las Administraciones Públicas que lo requieran en virtud de disposición legal.

¿Cómo puedes ejercer tus derechos?

Tienes derecho a obtener el acceso a tu información personal, así como a solicitar la rectificación de los datos inexactos o, en su caso, solicitar la supresión cuando, entre otros motivos, los datos ya no sean necesarios para los fines para los que fueron recogidos.

En determinadas circunstancias, y por motivos relacionados con tu situación particular, podrás oponerte al tratamiento de tus datos. Tu información personal dejará de tratarse para aquellas finalidades respecto de las que hayas manifestado tu oposición. De igual forma puedes ejercer el derecho de limitación del tratamiento de tu información personal, solicitándonos la conservación de la misma.

En determinadas circunstancias, podrás solicitar la portabilidad de tus datos a otro responsable de tratamiento.

Podrás ejercer tus derechos sin coste alguno, recibiendo una respuesta en los plazos establecidos por la legislación vigente en materia de protección de datos. Puedes elegir entre los siguientes medios:

-          Solicitud escrita y firmada dirigida a Centro de Seguros y Servicios, Correduría de Seguros, S.A.U., Grupo de Seguros El Corte Inglés en la C/ Princesa, nº 47, 28008 - Madrid (Servicio de Atención al Cliente), debiendo adjuntar copia del documento que acredite tu identidad, así como su dirección de correo electrónico, si dispones de ella.

-          Solicitud a la dirección de correo electrónico: atcliente@cess.elcorteingles.com, adjuntando fotocopia y/o copia escaneada del documento que acredite tu identidad.

-          Llamando al teléfono 91 266 87 56, Servicio de Atención al Cliente de CENTRO DE SEGUROS Y SERVICIOS.

Puedes presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, especialmente cuando no estés satisfecho con la respuesta al ejercicio de sus derechos. Para más detalle, puedes consultar la web www.agpd.es

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.