¿Qué enfermedades graves cubre el seguro de vida?

Qué enfermedades graves cubre el seguro de vida Pólizas

Cuando contratamos un seguro de vida lo normal es que estemos pensando en ese momento en que faltemos, y en el que procuramos proteger a los nuestros ante cualquier obligación económica a la que deban responder en nuestra ausencia. Sin embargo, no solo el fallecimiento puede provocar la pérdida de este aporte económico; hay un rango de enfermedades que pueden provocar que dejemos nuestro trabajo hasta que hayamos superado la enfermedad, y que dediquemos una buena parte de nuestros ahorros a la superación de esta enfermedad. En estas situaciones es en las que cobra sentido la contratación de una póliza de seguro de vida que incluya la cobertura de enfermedades graves.

¿Qué se entiende por enfermedad grave?

Incluso entre las compañías aseguradoras hay diferencias en cuanto a qué se entiende por enfermedad grave. Hay compañías que asumen que una enfermedad grave es una enfermedad terminal, y así lo recogen en su articulado. Otras consideran que estas enfermedades graves pueden ser superadas por el paciente, pero suponen un riesgo que puede derivar en el fallecimiento del paciente, motivo por el que estas pólizas suelen asociarse a los seguros de vida.  

Así, entre las enfermedades que se encuentran en los listados de enfermedades graves de las compañías suele estar el cáncer, el infarto de miocardio, accidentes cerebrovasculares, la insuficiencia renal crónica, y algunas de carácter degenerativo como el Parkinson, el Alzheimer o la esclerosis múltiple. También veremos, habitualmente, recogidas aquellas que puedan necesitar del trasplante de un órgano, y en ocasiones, se encuentran también la ceguera o los grandes quemados.  

Las compañías aseguradoras procederán a solicitar que rellenemos un formulario donde declaremos cualquier patología anterior que hayamos tenido, así como las secuelas que hayan podido quedar una vez superada. Es de vital importancia ser veraz al rellenar este formulario, ya que la compañía podría negarse a cubrir la enfermedad contraída si ocurre a causa de una patología anterior no declarada. En ocasiones, las compañías aseguradoras solicitan un estudio médico propio para confirmar que no existen secuelas de una enfermedad anterior.  

Asimismo, es habitual que las compañías aseguradoras presenten tiempos de carencia estipulados para la cobertura de estas enfermedades. Es decir, deberá haber pasado un tiempo mínimo, estipulado en la póliza, desde la contratación del seguro hasta la fecha del diagnóstico de la enfermedad, para poder acceder al capital que se haya asegurado.

Dos puntos fundamentales para cerrar este capítulo: siempre debemos confirmar las enfermedades que el seguro contempla como enfermedades graves, incluso en sus variantes (hay determinados tipos de cáncer que pueden no estar cubiertos), porque el listado varía de unas compañías a otras; en segundo lugar, siempre debemos ser veraces al cumplimentar el formulario que se nos presente cuando vayamos a suscribir una de estas pólizas. 

¿Cómo responde el seguro ante el diagnóstico de una enfermedad grave?

La contratación de estas pólizas pretende respaldar económicamente al asegurado y que pueda hacer frente al tratamiento de su enfermedad, o a la hospitalización, o incluso a los viajes a los que tuviera que someterse para el tratamiento de la enfermedad en otro país. Así, podemos hablar de dos posibles respuestas por parte de la compañía.

La primera consiste en poner a disposición del asegurado un capital convenido anteriormente en el contrato y específico para esta situación. En algunas compañías se conoce a estos seguros como Seguros de Enfermedad Grave, y podemos encontrarlos por separado, sin que formen parte de un seguro de vida.  

La segunda vía consiste en adelantar el capital previsto para el fallecimiento del asegurado, de manera que pueda disponer de él para el tratamiento de esta enfermedad. Sin embargo, cuando la compañía procede así, se produce la cancelación de la póliza de seguro de vida, por lo que si queremos volver a suscribir un seguro de vida con la misma compañía se tratará de una póliza nueva.  

Recuerda que es fundamental comparar las pólizas de las diferentes aseguradoras, de manera que podamos encontrar aquella que más se adecúa a lo que buscamos. Para ello, en la página web de El Corte Inglés Seguros encontrarás la herramienta que necesitas y que te ayudará en la búsqueda de la mejor póliza. 

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS