¿Qué es la escala de riesgo de caídas?

¿Qué es la escala de riesgo de caídas? Pólizas

En este artículo podrás informarte acerca de

Muchos son los pacientes que destacan entre sus miedos el riesgo a sufrir una caída que pueda derivar en la necesidad de quedarse hospitalizado, o en la rotura de un hueso. Sin entrar a tratar de adivinar cuál puede ser el hueso que se parta con mayor probabilidad, o los cuidados que se han de tener para evitar una caída, sí es bueno nombrar que la Organización Mundial de la Salud identifica las caídas como la segunda causa mundial de muerte por lesiones no intencionales o accidentales. Este dato explica por sí mismo la necesidad del estudio de la incidencia de este suceso, especialmente en el grupo de los mayores de 65 años, identificado por la OMS como el grupo que más caídas mortales sufre.  

Por este motivo, destacamos la importancia de tener un buen seguro de salud que te pueda atender con rapidez si sufres una de estas caídas y necesitas una intervención quirúrgica o incluso ingresar en el hospital. No dejes de estudiar las opciones de nuestras aseguradoras usando el comparador que ponemos a tu disposición en nuestra página web.

Evaluación del riesgo de caídas

Se han desarrollado varias escalas diferentes que evalúan el riesgo de sufrir una caída. Se trata de la escala Morse, la escala Heindrich II, la escala Stratify, la escala Romberg, y finalmente, la escala Downton. Debemos empezar indicando que todas son escalas que se usan en el ámbito hospitalario, y en la prevención de las caídas en dicho ámbito, así como de la necesidad de cuidados preventivos en pacientes que puedan puntuar alto en una de estas escalas. Por su uso más habitual, vamos a describir la escala Morse y la escala Downton.  

La escala Morse divide en tres grupos a los pacientes de acuerdo con su puntuación obtenida en diferentes estudios, entre los que se encuentra la existencia de caídas anteriores, de un diagnóstico secundario, si tiene una vía venosa, si el paciente es consciente o no de sus limitaciones o si puede o no deambular por sí mismo, con ayuda o sin ella. Así, los pacientes que pueden quedar en un grupo “sin riesgo”, que puede requerir cuidados básicos de enfermería; en un grupo de un riesgo bajo de caída, que requerirá de la implementación de medidas estándar para prevenir una caída; o en un grupo de un riesgo alto de caída, por lo que será necesaria la implementación de medidas especiales de prevención. La existencia de un valor que puntúa llevar o no una vía venosa nos indica el uso preferente de esta escala en entornos hospitalarios, donde ha demostrado asimismo tener un valor predictivo.   

Por su parte, la escala Downton presenta un número de valores más alto, donde cada uno de ellos solo recibe un punto, considerándose que la persona presenta un riesgo alto de sufrir una caída cuando recibe una puntuación de 3 o más puntos. Esta escala no se usa tanto en ámbitos hospitalarios, sino que su uso está previsto a un abanico más amplio de población. Así, se recibe un punto en los siguientes casos:

-    si se ha sufrido una caída previa

-    si se toman tranquilizantes o sedantes, o diuréticos, algún hipotensor no diurético, algún antiparkinsoniano o antidepresivo, u otros medicamentos.

-    si se presentan alteraciones de la vista, o alteraciones auditivas, o alteración en alguna extremidad por haber sufrido un ictus o alguna otra enfermedad de carácter neurológico. 

-    si presentamos un estado mental confuso, y

-    si somos incapaces de deambular de manera autónoma y normal, recibiendo un punto tanto si se necesita ayuda para una deambulación segura, o para una deambulación insegura ya sea con ayuda o sin ella.  

Ya hemos visto en posts anteriores que, efectivamente, la edad se considera un factor de riesgo a la hora de contratar un seguro de vida o un seguro de salud, hasta el punto de que hay compañías aseguradoras que presentan un límite de edad en la contratación de estos seguros o que no permiten la contratación de determinados seguros una vez cumplida una edad. Entre los motivos que aducen las compañías se encuentra el riesgo de sufrir una enfermedad, y también una caída, como hemos visto en las escalas anteriores, un riesgo que inevitablemente se hace más alto cuanta más edad alcanza la persona.  

En El Corte Inglés Seguros encontrarás la ayuda para que la edad pueda pasar de ser un motivo de aumento de la prima de tu seguro, a convertirse en una demostración de sabiduría en la selección de la mejor póliza. 

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS