¿Qué es un seguro D&O?

▷ ¿Qué es la gerencia de riesgos? | El Corte Inglés Seguros Pólizas

Básicamente consiste en un tipo de seguro de responsabilidad civil que pueden contratar los directivos o administradores de empresas para garantizar su protección. 

Dentro del mundo empresarial, son muchas las normas y códigos que regulan el funcionamiento de una compañía, y muchos los litigios a los que se exponen. Estos directivos o administradores corren el riesgo de enfrentarse a responder con su propio patrimonio (de forma solidaria e ilimitada) ante el pago de una indemnización por daños y perjuicios a un tercero. Esto es debido a recientes cambios en la Ley de Sociedades de Capital y al Código Penal, que aplican la responsabilidad penal de las acciones de una empresa a sus personas jurídicas, es decir, a sus directivos o administradores. 

Un seguro D&O (Directors and Officers por sus siglas en inglés) podrá responder cubriendo esa responsabilidad civil cuando los directivos sean legalmente responsables de esos daños y perjuicios durante el ejercicio de sus funciones.

Este tipo de seguro, de manera habitual, también suele cubrir los gastos derivados de la defensa legal del directivo o administrador de la empresa. Generalmente, un seguro D&O también suele proteger de la toma de decisiones derivadas del curso habitual del negocio (ante accionistas, competidores, ex-empleados…).

Los riesgos que se pretenden proteger con un seguro D&O suelen ser de tipo financiero, aunque las compañías dedicadas a otros sectores también se encuentran con nuevos riesgos ante los que conviene estar protegido, como por ejemplo, los riesgos medioambientales, los riesgos de seguridad derivados de las bases de datos y su protección, los riesgos tecnológicos, etc.

¿Quién puede contratar un seguro D&O?

 Aquellas personas que hayan sido, sean o lleguen a ser:

  • Administrador o directivo de una empresa
  • Fundador de la empresa
  • Un empleado de la sociedad
  • Secretario y el vicesecretario del consejo de administración de la empresa
  • Gerente de riesgo
  • Director de asesoría jurídica interna
  • Director de cumplimiento (“Compliance Officer”)
  • Director de control financiero (“Financial Controller”)
  • Con respecto a una de estas personas aseguradas, también podrán estarlo su cónyuge, herederos, pareja de hecho legal, representantes legales o albaceas

¿Qué suele cubrir de manera habitual un seguro D&O?

  • Posibles indemnizaciones a terceros derivadas de errores de gestión en la empresa ocasionados por los directivos o administradores de esta
  • Los gastos de la defensa legal de la empresa derivados de la reclamación a la sociedad por daños y perjuicios tanto personales como materiales
  • Los gastos de la defensa legal por reclamaciones de tipo medioambiental (generalmente la contaminación medioambiental)
  • Los gastos de la defensa de la empresa por reclamaciones derivadas de incumplimientos de contrato
  • Gastos cometidos frente a suplantaciones de identidad
  • Gastos derivados de la gestión de una crisis de Responsabilidad Corporativa
  • Gastos de salud, seguridad y en casos de homicidio empresarial
  • Gastos de defensa a la empresa por reclamaciones ante prácticas de empleo indebidas
  • Gastos ante reclamaciones por la actividad indebida de internet por parte de un empleado de la empresa
  • La defensa de multas administrativas que lleguen a las personas aseguradas.
  • Gastos de defensa legal ante un caso de extradición
  • Gastos añadidos de crisis por extradición, incluidos los viajes, protección de la reputación y relaciones públicas
  • La responsabilidad tributaria subsidiaria
  • Indemnizaciones por reclamaciones relacionadas con la prevención de riesgos laborales o de homicidio involuntario
  • Gastos del aval concursal
  • Gastos derivados de las fianzas, civiles y penales
  • Gastos impuestos por el Tribunal de Cuentas
  • Gastos de emergencia
  • Gastos derivados de la necesidad de atención psicológica
  • Gastos derivados de la defensa de la Comisión de Control
  • Abogados internos
  • Administradores independientes o consejeros no ejecutivos
  • Gastos derivados de la privación de bienes (hipotecas, seguros de hogar, de vida, accidentes, salud…)

Hoy, unos de los riesgos más frecuentes para las empresas y de los que deberían protegerse son los ataques cibernéticos. Debido a la globalización y a la necesidad de la presencia en las redes para la obtención de clientes o la realización de ventas, las empresas sufren ataques de este tipo que pueden llegar a ocasionar grandes perjuicios para ellas o para sus clientes, pudiendo generar una responsabilidad civil para sus administradores. Por este motivo, es aconsejable que las empresas cuenten con un equipo de ciberseguridad (interno o externo) y con una póliza de riesgos cibernéticos.

Una póliza de riesgos cibernéticos, normalmente, suele cubrir ante la responsabilidad por revelación de datos personales de clientes y también ante la extorsión cibernética, ya que la sustracción de cuentas bancarias o de proyectos de carácter reservado son datos que los hackers pueden robar para pedir un rescate económico por ellos.

Algunos de los ataques cibernéticos más comunes suelen ser:

  • Malware: Es una técnica muy usada por los hackers que consiste en implantar un virus en un ordenador a través de un archivo malicioso que debe ser abierto por el usuario, normalmente como un archivo adjunto en un correo electrónico. Su función suele ser la de obtener información de los archivos internos, denegar el acceso a diferentes partes del ordenador e incluso llegar a inutilizar el equipo.
  • Suplantación de identidad (phishing): Ocurre de manera general cuando el hacker realiza el envío masivo de correos electrónicos a usuarios haciéndose pasar por una fuente fiable y siendo una estafa para obtener generalmente información financiera con la que sustraer sus fondos.
  • Ataque de denegación de servicio (DDoS): Consiste en la saturación del tráfico de una web inundándola de peticiones que dejan sin servicio al resto de peticiones legítimas, y haciendo imposible un tránsito normal por la página o el uso de los recursos que nos ofrezca esa web.
  • Ataque de contraseña: Dado que las contraseñas son requeridas en la mayoría de las webs para un acceso personalizado, los hackers tratarán de obtenerlas para conocer datos de relevancia, e incluso siendo capaces de modificarlos a su antojo e impedirnos el acceso más tarde. Lo más recomendable es usar distintas contraseñas en cada lugar que nos registremos, y si es posible con caracteres aleatorios, incluidos números, mayúsculas y guiones.

Este tipo de pólizas deberían cubrir a:

  • La empresa tomadora y sus filiales (si existiesen).
  • Todas las personas físicas que tengan relaciones laborales con la empresa.
  • Los responsables directos de la seguridad informática de la empresa.
  • Los cónyuges, parejas de hecho o herederos de los anteriormente mencionados.
Artículos destacados

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS

  • COCHE

  • MOTO

  • Seguros de Hogar

    HOGAR

  • Seguros de Salud

    SALUD

  • Seguros de Vida

    VIDA

  • Seguros de Accidentes

    ACCIDENTES

  • Seguros de Accidentes

    DECESOS