Rotura de gafas. Q cubre mi seguro? Seguros

En este artículo podrás informarte acerca de

Todos aquellos que usamos gafas o tenemos alguien que las usa en casa, sabemos que son una de esas cosas relativamente fáciles de romper, pero reponerlas tiene un coste generalmente elevado. 

Además, algo que todos solemos asumir, con la resignación que lleva implícita la palabra, es que nos toca rascarnos el bolsillo cada vez que hay que cambiarlas por la razón que sea.

La buena noticia es que hay compañías de seguros que cuentan con pólizas que cubren este tipo de daños, además de algunos otros gastos ópticos. Normalmente, las aseguradoras reembolsan una parte de los gastos de esta índole que necesites afrontar, aunque debes comprobar si tu póliza lo contempla de manera automática o es necesario contratar alguna prestación extra o coberturas adicionales a la póliza que ya tienes.

Cada compañía contempla estas coberturas o reembolsos de manera diferente, con sus propios límites de cantidad, así que lo mejor sería ver qué te ofrece cada una de ellas y para hacerlo, lo mejor es que compares las diferentes garantías de las pólizas que comercializa El Corte Inglés Seguros para encontrar las mejores propuestas de las aseguradoras más importantes.  

Los seguros de hogar, por ejemplo, son seguros que podrían cubrir rotura de gafas, de alguna u otra forma.

¿Cómo averiguar si alguno de mis seguros cubre la rotura de gafas?

Los seguros de hogar son seguros muy completos de los que sabemos muy poco. Hay un montón de cosas que tenemos cubiertas y que quizá no sabemos, así que directamente las solucionamos sin llamar a nadie ni dar parte al seguro, pero lo cierto es que estas pólizas también tienen anexos que pueden cubrir las gafas o lentillas de los asegurados por incidentes diversos que pueden suceder, como una caída accidental, un incendio…

Lo normal es que si tu póliza es muy básica no esté incluido este tipo de evento, pero siempre puedes contratar coberturas adicionales a tu seguro de hogar, de manera que esta posible rotura quede cubierta, en su totalidad o en un porcentaje acordado.  

Siempre debes prestar atención a las condiciones que aparecen en la póliza, como las circunstancias en que debe suceder la rotura o los importes que quedarían cubiertos en su caso, por ejemplo, ya que algunos seguros cubren roturas de gafas graduadas, pero no de sol; algunos cubren el importe o sustitución de las lentes, pero no la montura… 

Una vez esto esté solventado, deberás presentar la factura de compra original de las gafas deterioradas o en su defecto, una factura proforma, o la de reparación si puede solucionarse así.  

Las pólizas multirriesgo de hogar suelen tener este tipo de coberturas y es otra opción a tener en cuenta a la hora de contratar un seguro que te ayude con la eventual rotura de tus gafas.

En muchas ópticas ofrecen también la opción de asegurar tus gafas recién compradas, y para los casos de procesos de control de miopía, existen también seguros que te facilitan poder acceder a estos tratamientos que suelen tener un coste elevado en lentillas, ayudándote con el reembolso de una parte de lo que necesites pagar.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS