¿Sabes qué seguros pueden incluir cuidados domiciliarios?

Los cuidados domiciliarios son muy demandados por algunas familias, cuya situación hace que a veces los necesiten. ¿Puedes pedírselos a tu seguro de salud? Pólizas

Hay ciertas ocasiones y circunstancias especiales a lo largo de la vida en las que las personas no pueden valerse por sí mismas: accidentes, enfermedades o avanzada edad suelen ser las más frecuentes. En ocasiones será de forma puntual y esporádica y en otras requerirá que los cuidados extra se prolonguen más en el tiempo. En cualquier caso, bien uno mismo o las personas que le rodean, no se encuentran en condiciones de poder valerse correctamente y necesitan tener en casa cuidados domiciliarios. Esta atención debe ser un servicio prestado por trabajadores capacitados física, psicológica y profesionalmente para ello, por lo tanto te informamos acerca de qué es lo que debes de saber respecto a los cuidados de las personas dependientes, los profesionales que se encargan de ello y cómo decantarse por la mejor opción que se adapte a nuestras necesidades.

Tipos de ayuda y cuidados en el hogar

En función del grado de dependencia del paciente, los asistentes que podemos encontrar para realizar estos servicios de cuidados domiciliarios varían, especialmente al tener en cuenta las funciones que van a realizar:

Asistente personal: proporciona servicios de cuidados más livianos como la limpieza básica de la casa y ropa del paciente o cocinar.

Asistente de atención médica y en el hogar: se encarga de tareas como asear al paciente, vestirlo y ayudarlo con la movilidad. Puede igualmente estar capacitado, normalmente como auxiliar de enfermería, para realizar curas en el paciente o poner medicamentos inyectables como heparina o insulina.

Acompañante: su función es reconfortar y ofrecer compañía a las personas cuando no pueden salir de su hogar o no pueden permanecer solas en él. La ayuda prestada es tanto física como psicológica al tratar de mantener alto el ánimo del paciente, así como al descargar de responsabilidades durante el tiempo que permanezca con él a sus cuidadores habituales. Pueden realizar también pequeñas tareas domésticas como dar la comida al paciente o estar con él durante una visita médica pero su labor está más relacionada con la vigilancia y evitar la sensación de soledad y abandono.

¿Qué incluyen los servicios de ayuda a domicilio?

Como mencionamos anteriormente, estos servicios están dirigidos a personas o familias en situación de dependencia que residen en su propio hogar. Las prestaciones básicas que pueden recibir son las siguientes:

  • Compra de alimentos y productos básicos de higiene, farmacéuticos y primera necesidad.
  • Preparación de comidas así como ayuda para que la ingiera la persona dependiente.
  • Higiene y cuidado personal.
  • Ayuda en la movilidad y terapia físico-motriz.
  • Limpieza de la vivienda.
  • Actividades para mantener las facultades cognitivas en personas con problemas de memoria.
  • Desplazamientos fuera del hogar en caso de necesidad como pueden ser citas médicas, peluquería, paseos cercanos.
  • Servicio de enfermería y médico en el propio domicilio.
  • Acompañamiento las 24 horas del día en caso de que sea preciso.
  • Teleasistencia.
  • Adaptación del domicilio a las necesidades de la persona dependiente, facilitando el desarrollo de su vida cotidiana.
  • Servicios de fisioterapia, psicólogos, cuidado personal y médico, logopedia etc. en el propio hogar de la persona dependiente.

Estos servicios se prestan en función de la situación económica y personal, que obviamente será distinta en cada caso en duración y necesidades.

Ventajas de los cuidados en el propio domicilio

La principal ventaja que tienen los beneficiarios es mantener su entorno de vida habitual, lo cual es muy importante especialmente cuando, por las circunstancias que le imposibilitan para valerse por sí mismos, se sienten más vulnerables. Para los familiares y allegados de la persona dependiente es un alivio saber que se encuentra en manos de personas profesionales y cualificadas para desarrollar la labor que ellos mismos no les pueden prestar. 

Es muy importante mantener los hábitos sociales, culturales y personales del beneficiario del servicio, ya que puede sentirse desubicado si se le saca de su entorno para llevarlo a un centro donde recibir la atención y cuidados que necesita, con lo que su estado emocional puede incluso verse beneficiado, al sentirse más autónomo y seguro; es decir, menos dependiente, con lo que la sensación de abandono no está presente.

Económicamente, suelen ser servicios más baratos que la asistencia en centros especializados. Aun así, tenemos la plena tranquilidad de que los profesionales encargados de la atención están respaldados por empresas especializadas en este campo.

¿Las aseguradoras cubren este servicio?

Paradójicamente, aunque la atención domiciliaria es un servicio cuya demanda va en aumento, debido en gran parte al aumento de la esperanza de vida de la población en general y de la española en particular, es aún bastante bajo el porcentaje de compañías de seguros que ofrecen este tipo de coberturas, si lo comparamos con otros países similares de la Unión Europea. Es destacable el caso de Alemania, donde el Seguro Social Obligatorio incluye un Servicio de Cuidados, además de otros como el desempleo, enfermedad o pensiones. 

El potencial de este mercado, viendo las circunstancias actuales en las que nos encontramos con una población envejecida y especialmente el confinamiento prolongado y el miedo de parte de la población a reincorporarse a la vida social, hace que la necesidad de ayuda domiciliaria especializada sea una prioridad no sólo para instituciones y organismos públicos, que ya prestan este servicio en conjunto con empresas privadas especializadas en el sector, sino también para las compañías aseguradoras, donde tienen un gran potencial de expansión ante un mercado creciente. Aproximadamente el 20% de ellas permiten complementar sus seguros de hogar o de salud con la ayuda domiciliaria, que incluye tanto asistencia básica como servicios más especializados. 

En caso de necesitar ayuda domiciliaria recuerda que puedes consultar con tu aseguradora si lo incluye dentro de las coberturas a contratar en su cartera de seguros disponible. También puedes contactar con cualquiera de las empresas privadas especializadas en el sector y por supuesto, utilizar los servicios sociales y organizaciones públicas y privadas que pueden ayudarte para que cuentes con profesionales cualificados en el cuidado de personas en el hogar. En cualquier caso lo más importante es que tanto la persona que va a recibir la asistencia como sus familiares tengan la certeza de que se encuentra en las mejores manos y la tranquilidad de que la calidad de vida de todos va a ser la mejor posible.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS