La piel es el protector natural del perro frente a agentes externos. Por eso, es tan importante cuidar su salud, especialmente en invierno, para que el manto de pelo proteja al animal del viento, el frío o la lluvia. Desde una buena alimentación e higiene, hasta un cepillado diario, que evitará la aparición de nudos o apelmazamiento de pelo, que impiden a la piel transpirar bien, son unos consejos básicos sobre cómo cuidar el pelo de tu perro en invierno.

El exceso de humedad, la calefacción o un cepillado incorrecto pueden dar lugar a dermatitis, calvas en la piel o exceso de muda. Un pelo sano va unido a una piel sana, por eso debes cuidar ambos aspectos para que tu perro esté bien protegido en invierno.

Además, es aconsejable darles una vaselina natural que nutre y protege la piel de la humedad y las bajas temperaturas. Aplicada en la trufa del perro y en las almohadillas de las patas, evita grietas y sequedad por el frío. Pero estos no son las únicas recomendaciones para cuidar el pelo de tu perro:

  • Prendas contra el frío. Al salir a la calle en invierno, sobre todo en perros pequeños y de pelo corto, puedes proteger su manto con un jersey o chubasquero, estas prendas evitarán que penetre un exceso de frío y humedad. Péinalo bien antes de ponérselo para evitar nudos y después del paseo en casa quítale la prenda y vuelve a cepillarle bien.
  • El baño. Utiliza un champú específico para su tipo de pelo y una mascarilla nutritiva para hidratar zonas concretas como las puntas, pies y barbas donde el pelo sufre más. El baño en invierno se recomienda con una frecuencia de un mes, ya sea en casa o en una peluquería canina.
  • El peinado. Para facilitar el peinado, aplica un acondicionador nutritivo para el pelo antes de pasar el cepillo. Hay aerosoles bifásicos o con aceites esenciales que facilitan el peinado y ayudan al mantenimiento del pelo, ya que además de dar brillo al pelo crea una película protectora sobre el mando evitando que se adhieran el agua y la suciedad.
  • El secado. Después de bañarle o cuando esté mojado de la calle en días de lluvia, es muy importante secarle bien para eliminar el exceso de humedad y evitar problemas en la piel como dermatitis. Usa primero una toalla y después el secador a temperatura y distancia media realizando movimientos constantes para evitar quemar el pelo o la piel.
  • Corte de pelo. En invierno no conviene rasurar al perro, ya que pierde su protección natural. Conviene recortar las puntas y dar forma al peinado sin dejarlo demasiado corto, recortando bien la zona de la tripa, las patas y almohadillas para evitar que se moje tanto.

Con estas recomendaciones podrás cuidar el pelo de tu perro en invierno y tu mascota te lo agradecerá.