Los gatos de ojos azules son animales que llaman la atención por su belleza. La mirada felina tiene algo que hipnotiza.

Los ojos de los gatos en general son una de las partes más destacadas en esta especie animal, no sólo por la vital importancia que tiene para para poder desarrollar su instinto animal cazador o para emitir numerosas señales comunicativas a través de ellos, sino también porque les hace poseer una mirada fuerte y poderosa que es una de las más hermosas del reino animal.

Por todos estos motivos los ojos de los gatos deben ser atendidos con cuidado para proteger la salud de nuestra mascota y evitar la aparición de posibles enfermedades en esta zona. Una de ellas puede ser la conjuntivitis felina, un molesto problema ocular que pueden sufrir los gatos y que consiste en la inflamación de la conjuntiva o mucosa del ojo.

La conjuntivitis provoca que el ojo al completo segregue gran cantidad de mucosa y lágrimas, haciendo que el animal tenga dificultad para abrirlo y sienta molestia, picor e hinchazón de la zona afectada.

Los síntomas de la conjuntivitis felina son similares a los que siente una persona con este problema de salud y deben ser tratados de inmediato para que el problema no se complique.

Las causas de su aparición pueden ser variadas. Las más comunes son la falta de higiene o el contacto con otros gatos que padecen conjuntivitis felina, aunque también pueden sufrir este problema gatos que padezcan carcinomas, leucemia, los que hayan padecido un resfriado o una gripe o aquellos que estén expuestos a bajas temperaturas.

El veterinario será el que deba determinar la causa para saber aplicar el tratamiento más adecuado. Aunque la conjuntivitis felina es una enfermedad común en los gatos, en el caso de que la causa fuese una enfermedad más grave, el tratamiento debería adaptarse a ese caso particular y abarcar el problema de fondo.

El tratamiento más común para la conjuntivitis felina es el de la limpieza diaria de los ojos de nuestra mascota con una gasa mojada en suero fisiológico. La infusión de manzanilla también es efectiva para calmar el picor y para efectuar dicha limpieza.

No frotes la gasa con fuerza sobre el ojo. Hazlo de manera suave para causar la menor molestia posible en tu mascota.

Recuerda que la conjuntivitis es muy contagiosa, por lo que trata de aislar al animal de otras mascotas y lávate las manos cada vez que lo toques.