Igual que en el caso de los perros, incorporar un nuevo gato a la familia requiere de un gran compromiso por nuestra parte además de ser una gran responsabilidad. Por eso, si te estás planteando tener una mascota, la mejor opción es que adoptes y le des una oportunidad a algún peludo que está buscando el calor y el cariño de un hogar.

Antes de nada, debemos pensar en todos los gastos que conlleva tener un gatito, del tiempo del que disponemos para atenderle debidamente, etc. La esperanza de vida media de un gato suele rondar entre los 13 y 17 años, por lo que tenemos que tener en cuenta que adquirimos un compromiso duradero en el tiempo y que debe ser hasta el final de sus vidas.

Si finalmente te decides por darle una segunda oportunidad a un animal, puedes acudir a un refugio o protectora donde encontrarás a muchos gatos esperando una nueva casa.

Si ya te has decantado por uno, el primer paso que tendrás que dar es hacer una visita al veterinario para que pueda evaluar el estado de salud de tu nueva mascota, y revisar el calendario de vacunas, desparasitación y esterilización cuando nos indiquen.

Si adoptas un animal ten en cuenta que no es lo mismo acoger un gatito que aún es cachorro, que uno ya adulto:

Si adoptas un cachorro y el gatito ha pasado los primeros meses de vida con su madre y hermanos, su proceso de adaptación a su nueva familia será mucho más sencillo porque probablemente ya que habrá aprendido a sociabilizar, a tener hábitos de higiene y controlar de los mordiscos, etc.

Si se trata de un gato adulto y lo has recogido en algún refugio, tu nueva mascota llevará más control y tendrá los datos sanitarios actualizados. También sus cuidadores podrán facilitarte información acerca de su carácter y en algunos casos, de cómo ha sido la historia de su vida. Son animales que suelen adaptarse sin problemas a su nuevo hogar como pasa con los cachorros, aunque será bastante importante que sigas los consejos, recomendaciones y normas que te hayan dado en la protectora para que la llegada a su nueva casa sea lo más segura, cómoda y tranquila para el animal.

¿Cuánto tarda en adaptarse un gato a su nuevo hogar?

El tiempo medio que tarda un gato en adaptarse a su nuevo hogar suele ser de entre 7 y 14 días, aunque ten en cuenta que puede variar en función de cada caso. Dejar que tu nueva mascota conozca uno a uno a los miembros de la familia y es importante que los primeros días no le agobiéis con demasiadas en atenciones. De esta manera podrá ir encontrando su propio lugar en la casa sin sentirse abrumado y que pueda relajarse y tener tiempo para el mismo.

De hecho, los gatos son más independientes que los perros y necesitan su espacio y su lugar propio en casa para estar a gusto.

Pero este periodo puede prolongarse en el caso de que en nuestro hogar ya vivan otros animales. En esta situación hay que hacer una presentación gradual de las otras mascotas y siempre bajo supervisión, para evitar enfrentamientos o miedos, así como ofrecer al gato una vía de escape y rincones propios a los que el otro animal no pueda acceder. Estas pautas serán fundamentales para que reine la paz y concordia en la casa y su relación sea exitosa.

Lo más importante de todo es tener paciencia y ofrecerle cariño y amor nuestro nuevo miembro de la familia, sin duda se convertirá en un amigo fiel, además él agradecerá siempre haberle ofrecido un hogar en el que poder vivir feliz.