Todos nos preocupamos porque nuestras mascotas estén lo mejor cuidadas posibles y deseamos proteger a nuestras animales de cualquier mal que les pueda acechar.

Si convives con un perro, sabrás lo tremendamente empáticos y cariñosos que pueden resultar este tipo de mascotas. Los perros, en muchas ocasiones, también cuidan de nosotros  y de nuestro bienestar, de manera natural, por instinto animal.

De hecho, los perros pueden llegar a ser una herramienta terapéutica muy valiosa. Piensa que si su sola presencia y compañía te hace sentir mejor cuando te encuentras sano, ¿cómo no lo va a hacer cuando te encuentras enfermo o decaído? ¿Sabías que existe un estudio que ha revelado que los perros sienten el dolor humano y tratan de consolarlo?

El hospital Sant Joan de Déu, en Esplugues de Llobregat, Barcelona, consciente de lo beneficiosos que estos animales pueden llegar a resultar en la recuperación de un paciente, les ha abierto sus puertas y ahora los perros entran en el hospital, algo que ocurre por vez primera en nuestro país.

Cada día, nueve perros guiados por técnicos especializados, entran en el hospital. Por supuesto, siempre llevando un control estricto para garantizar que no es posible la transmisión de ninguna enfermedad debida a su presencia. Desde que en este centro han comenzado con las terapias con perros en el hospital, nunca ha existido algún problema de este tipo. Los perros no tienen acceso a todas las zonas. En la UCI o en el área de neonatos, por ejemplo, tienen prohibida la entrada.

La finalidad de la presencia de los perros en el hospital es variada: acompañar y entretener a niños enfermos, ayudarles a caminar tras algún tipo de intervención o rotura, aliviarles tensión ante el miedo a ciertas pruebas…

Tras los buenos resultados en el hospital Sant Joan de Déu, otros centros ya se están planteando probar la terapia con perros en el hospital. En el Gregorio Marañón de Madrid, por ejemplo, ya se ha experimentado con la presencia de perros en el área de psiquiatría adolescente. El hospital de Torrejón de Madrid, por su parte, ya han utilizado la presencia de perros en su centro, sobre todo para terapias con niños y con personas mayores con demencia. Aseguran que los resultados han sido excelentes.

Ya existen oficinas donde admiten perros, transportes públicos que admiten perros, conciertos de música para perros. ¿Será el siguiente paso admitir su presencia en los hospitales de la forma que hemos explicado?