Las mascotas en Navidad, al igual que las personas, también ven alterados ciertos aspectos de su rutina diaria.

Nosotros, como adultos responsables de nuestros actos, somos conscientes de que en Navidad abundan los dulces, las comidas y las cenas navideñas. Sabemos cuándo nos estamos pasando de calorías y podemos controlarlo o tomar medidas tras las fiestas navideñas haciendo dieta o yendo al gimnasio.

En definitiva, lo que queremos decir es que en Navidad, somos conscientes y responsables de todos nuestros cambios rutinarios. Pero nuestras mascotas en Navidad dependen de nosotros también.

Las mascotas en Navidad suelen ver alterada su rutina sobre todo por tres aspectos:

• La comida: demasiadas reuniones familiares alrededor de una mesa rebosante de comida hacen que algunos tiendan a ofrecer un bocado a la mascota que, ansiosa, observa lo que las personas comen. La dieta de nuestro perro depende de nosotros. Ella no va a medir lo que ingiere. Cuidado con las personas que por lástima o simple desconocimiento ofrecen dulces o comida con demasiado grasa a nuestra mascota.

Petardos: a muchas personas les divierte esta costumbre navideña de tirar petardos. Pero estos artilugios resultan ser una pesadilla para las mascotas en Navidad. El ruido que producen los petardos les causa miedo. ¿Y qué podemos hacer para evitarles este estrés? Puedes prepararles un cuarto confortable, lo más aislado posible del ruido, con comida, agua y sus juguetes favoritos. Puedes hacer que haya música en el ambiente para que se escuche menos el ruido de los petardos de la calle. Y sobre todo, no dejes sola a tu mascota cuando intuyas que puede tener miedo. Es importante que se sienta acompañada.

Viajes: si viajamos con nuestras mascotas en Navidad, debemos hacer que el viaje les resulte cómodo y seguro. Prepara un trasportín para tu mascota con su manta favorita y algún juguete. Hidrata bien al animal y procura que no coma demasiado antes para que no sufra problemas de estómago durante el trayecto. Si es un viaje largo, realiza paradas para que tu mascota se airee y estire las patas.