Llevas tiempo dándole vueltas a ese viaje tan soñado y por fin has encontrado días disponibles para poder realizarlo, cuentas con el dinero para cubrir los gastos y has dado con el hotel perfecto. Pero no aceptan mascotas. Tu plan arruinado. ¿O no? ¿Todavía no has oído hablar del petsharing?

Para solventar este tipo de situaciones y que cualquier plan o imprevisto no sea un problema por no saber qué hacer con tu mascota, han surgido servicios que permiten a los propietarios de mascotas ayudarse entre ellos. Es el caso del petsharing, que facilita que se pongan en contacto de manera on-line.

La mecánica es simple: sólo hay que acceder a la plataforma y crearse un perfil para darse a conocer. A partir de ese momento, los usuarios pueden optar por las distintas posibilidades que ofrece el servicio del petsharing:

  • Encontrar un cuidador para su mascota el tiempo que les haga falta.
  • Ofrecerse ellos mismos como cuidadores de mascotas, de forma altruista.
  • Compartir el cuidado de su mascota con otros usuarios que, a su vez, también tienen una.

El petsharing cubre, de esta forma, muchas necesidades: poder llevar a cabo planes en los que nuestra mascota no puede tener lugar, como un viaje o una reunión de trabajo inesperada; combatir el sentimiento de soledad de personas necesitadas de cariño y deseosas también de ofrecerlo; o incluso la de experimentar por un tiempo la convivencia con un animal, en el caso de las personas que tienen en mente adoptar un,  pero tienen dudas.

Si no conoces el petsharing, lo más normal es que al principio te genere desconfianza dejar a tu mascota en manos de otra persona. Los creadores de este tipo de plataformas son conscientes de ese recelo, por lo que tratan de ofrecer todas las posibilidades a su alcance para que los perfiles de los usuarios sean reales, veraces y de confianza.

Lo normal es que, para ser usuario en plataformas de petsharing, tengas que, además de ofrecer tus datos e identidad, permitir también el acceso a tus redes sociales, tus fotos, tus vídeos, etc.

Una de las mejores garantías de este servicio es que los propios usuarios pueden valorar la actuación de otros y comentar su experiencia.

Además, el petsharing permite incluso que un usuario conozca a otro en persona antes de dejarle a su mascota y crea seguros de responsabilidad civil para poder solventar cualquier contratiempo.

Ahora que ya sabes qué es el petsharing, ¿te animarías a probarlo?