¿Sabes qué tipo de comida tiene que comer tu gato? Hace años los gatos en las casas se alimentaban básicamente de las vísceras o restos de la propia comida de sus dueños. Una costumbre que afortunadamente ha variado, ya que no resulta nada recomendable para la salud de los mininos. Lo mejor es utilizar alimento especial para estas mascotas; pero incluso así, hay varios tipos, que vendrán mejor según el tipo de animal que sea.

  • La comida seca es generalmente más barata y debe ser la base de la dieta. Contribuye a que las heces del animal sean más duras y tengan menos olor, que es algo importante cuando el gato hace sus necesidades en casa en un cajón. Además, la comida seca ayuda a limpiar los dientes, aunque en el gato el problema del sarro es mucho menor que en los perros.
  • También diferencia a gatos y perros que estos felinos son carnívoros puros, y por ello toleran mal los cereales y componentes vegetales en su dieta. El peligro de la comida seca es que se abuse de estos componentes. Este tipo de factores hay que tenerlos en cuenta para que su salud no se vea afectada.
  • La comida húmeda es muy palatable y a los gatos les encanta. Se les puede dar combinándola en el mismo o en diferente plato o toma. Es una buena opción para gatos inapetentes, ya sea por enfermedad o por otro motivo, porque la comerán con mayor facilidad.
  • Pero si sólo toman comida húmeda, las heces serán más blandas y tendrán peor olor, y los dientes no se limpiarán bien. Además, como alimentación única esta comida sale bastante cara (hasta 2.300 euros más, según estudios de la OCU). La salud de nuestras mascotas es prioridad, por lo que no se puede abusar de la comida húmeda para los gatos.
  • En cuanto a los gatos esterilizados, la principal duda de sus propietarios es si deben cambiar su alimentación a una específica. La respuesta es que no siempre. Si el gato no engorda, puede seguir tomando un pienso normal; pero si empieza a ganar peso, podemos decantarnos por cambiar a alimentos light o bien darle comida para gatos esterilizados, aunque éstas suelen ser algo más caras.