Hay personas que son más de perros y otras que son más de gatos. Esto ocurre porque si bien es cierto que los amantes de los animales quieren el bienestar de todas las especies por igual, lo cierto es que la diferente personalidad de perros y gatos encajan mejor con unas u otras personas.

Son los dos animales de compañía más comunes en millones de hogares. La convivencia con ellos puede ser maravillosa y tan cercana como lo es con cualquier miembro de nuestra familia. Y es que los perros y los gatos muestran sentimientos tan humanos como los nuestros.

Entre lo que puede sentir nuestra mascota, también caben sentimientos negativos. Los perros y los gatos se pueden estresar y se pueden poner nerviosos, igual que nosotros ante ciertas situaciones.

Pero no son las mismas causas las que pueden volver loco a un perro que las que pueden estresar a un gato.

¿Qué puede estresar a un gato? Toma nota y mantente atento al lenguaje secreto que los gatos ofrecen. Algunos gestos y comportamientos felinos te pueden proporcionar información de que se encuentran estresados, como por ejemplo lamerse de manera compulsiva, afilar sus uñas en el rascador en exceso o no usar su arena para hacer sus necesidades:

  • Modificar el espacio al que están acostumbrados. Un cambio de muebles, una mudanza, un nuevo miembro en la familia… los gatos son animales muy territoriales y necesitan sentir que controlan el espacio en el que se mueven y todo lo que lo
  • Su sentimiento de posesión: los gatos son animales celosos de sus dueños. La presencia de una nueva mascota en la casa que acapare la atención, puede estresar a nuestro gato.

¿Y los perros? ¿Qué cosas pueden estresar a un perro? Los perros son animales tremendamente sociables que necesitan sentirse parte de una manada o una familia.  El cariño y la atención de su dueño son fundamentales. Un perro maltratado, abandonado o aislado sufrirá un enorme estrés. Este tipo de situaciones son las que más pueden afectarles. Si detectas que tu perro ladra demasiado, se muestra algo agresivo o tiene necesidad de moverse constantemente, siendo incapaz de mantenerse tranquilo y relajado, es posible que esté sufriendo estrés.

Conocer todos los motivos que pueden estresar a un animal y las reacciones que pueden demostrar debido a ellos es importante para poder cuidar de nuestras mascotas.