Remedios caseros para desparasitar gatos

¿Tu gato tiene parásitos? ¿Quieres protegerle de ellos? Sigue leyendo... Mascotas

En este artículo podrás informarte acerca de

Acoger un gato, ya sea una cría o un adulto, implica tener una gran responsabilidad, ya que de nosotros depende ahora su cuidado. Satisfacer sus necesidades y cuidar de su salud es necesario para garantizar su bienestar, por lo que deberemos cumplir con el programa de vacunación establecido y acudir a un veterinario especializado en caso de notar que nuestro gato presenta síntomas de enfermedad.

Uno de los problemas de salud más frecuentes en nuestros compañeros felinos podría ser la aparición de parásitos (intestinales o no). Debemos desparasitar a nuestro gato de manera periódica; en caso de parásitos intestinales, deberíamos hacerlo cada seis meses si es un gato completamente doméstico, o cuatro veces al año si tiene contacto con jardines o exteriores. En caso de tratarse de garrapatas o pulgas, habrá que actuar de inmediato. Frente a esta amenaza podemos preparar unos sencillos remedios caseros que actuarán como protección ante los parásitos.

Como hemos mencionado anteriormente, los parásitos en los gatos se pueden dividir en dos grupos, existiendo diferentes remedios caseros para deshacerse de ellos:

Garrapatas y pulgas

Estos parásitos se adhieren a la piel de nuestro gato, y pese a ser normalmente una molestia que se puede eliminar con tratamientos faciales, también pueden transmitir en algunos casos enfermedades graves e incluso parásitos sanguíneos. Los remedios caseros más usados para eliminar las garrapatas y las pulgas son:

  • Vinagre de manzana: se trata de un repelente natural muy potente. Normalmente se suelen diluir un par de cucharaditas de este vinagre en unos 250 mililitros de agua, y con un spray difusor, se rocía el pelo de nuestro gato.
  • Repelente calmante: se puede crear un repelente que además calme a nuestro gato el escozor provocado por las picaduras de estos parásitos. Para hacer este repelente debemos echar 10 gotas de aceite de lavanda, de citronela y de tomillo en 150 mililitros de agua, para aplicarlo después al pelaje de nuestro gato con un peine de púas. Este repelente ayudará a eliminar tanto las pulgas como las garrapatas y además calmará las heridas que le hayan provocado a nuestro gato.
  • Levadura de cerveza: de manera preventiva, podemos dar a nuestro gato una cucharadita diaria de levadura de cerveza mezclada con su comida húmeda, ya que hará que nuestra mascota desprenda un aroma desagradable para las pulgas y garrapatas, manteniéndolas así alejadas de él.

Parásitos intestinales

Son varios los parásitos que pueden presentar los gatos en los intestinos, pero los más comunes son dos: los vermes (son gusanos o lombrices como los nematodos, con forma redondeada, o los cestodes, con forma plana) y los protozoos (que son parásitos unicelulares como las giardias o los coccidios). 

La forma en la que nuestros gatos cogen estos parásitos es a través de las heces de otro gato ya infectado (ya que es el medio por el que expulsan los huevos de los parásitos). La forma de contagio más habitual es por la ingesta de heces ya infectadas o por la ingesta de un pequeño roedor que ya hubiera ingerido previamente esas heces infectadas.

Los síntomas más frecuentes que podemos observar de una infección parasitaria intestinal suelen ser: vómitos, diarrea, pérdida de peso o malestar y letargo. También podemos observar signos evidentes de la infección parasitaria si encontramos gusanos en las heces de nuestro gato. Estos síntomas pueden responder a los parásitos intestinales o a alguna otra enfermedad, por lo que debemos siempre tratar de consultar con un profesional para tomar las medidas oportunas.

Los remedios caseros más usados en este caso, para tratar de atajar los parásitos intestinales, suelen ser:

  • Día de ayuno con vinagre de manzana: este remedio casero tiene como objetivo dejar un día de ayuno a nuestro gato, permitiendo así que su organismo esté más predispuesto a liberarse de tóxicos. Habrá que añadir en el agua del gato un par de cucharadas soperas con vinagre de manzana (al tratarse de un efectivo antiséptico, eliminará los parásitos a su paso por el sistema digestivo).
  • Ajo: pese a su toxicidad en altas cantidades (más de 5 gr por kg de peso corporal al día), una pequeña dosis diaria (un par de veces durante 15 días) supondrá beneficios antivirales, antifúngicos, antibacterianos y antiparasitarios, protegiendo a nuestro gato ante múltiples enfermedades.
  • Semillas de calabaza molidas: son un laxante natural suave que hará que nuestro gato pueda expulsar los parásitos. Se suele dar una cucharada mezclada con la comida durante una semana.
  • Tomillo: es una planta con buenas propiedades antisépticas y totalmente segura para nuestra mascota, que le ayudará a eliminar de su aparato digestivo los parásitos. El tomillo habrá que triturarlo hasta convertirlo en polvo y añadir una cucharada sopera a su comida, una vez al día durante unos pocos días.

La prevención como norma

Para poder garantizar la salud y el bienestar de nuestro gato, debemos prevenir algunas enfermedades realizando acciones tan simples como acudir al veterinario de forma periódica, mantener una higiene óptima de nuestra mascota, garantizar una alimentación equilibrada de calidad y tener un buen seguro de mascotas.

La opción de contratar un seguro para mascotas es garantía de tranquilidad, ya que poder contar con el respaldo de una compañía en un momento delicado para tu mascota hará todo mucho más sencillo.

Desde la correduría de seguros El Corte Inglés Seguros, te recomendamos el seguro “Hocicos y Bigotes” de Ocaso, que es un seguro con amplias coberturas ante daños provocados a terceros ocasionados por tu mascota. Este seguro de mascotas de Ocaso también cubre una defensa jurídica, fianzas o reclamaciones de daños, así como prevé algunas situaciones de accidente, robo, hurto o extravío de la mascota.

Al contratar el Seguro Hocicos y Bigotes, aparte del tomador, se considerará asegurado también al cónyuge (o pareja de hecho), a los familiares que convivan con él, y a las personas a cargo ocasional de la mascota, por lo que el alcance del seguro es de ámbito familiar.

Este seguro también cubre algunos daños ocasionados a nuestra mascota como atropellos, agresiones de otros animales, fracturas, luxaciones, traumatismos o heridas por accidentes, lesiones por ingesta de objetos, síndrome de torsión de estómago, etc. 

Artículos destacados

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS

  • COCHE

  • MOTO

  • Seguros de Hogar

    HOGAR

  • Seguros de Salud

    SALUD

  • Seguros de Vida

    VIDA

  • Seguros de Accidentes

    ACCIDENTES

  • Seguros de Accidentes

    DECESOS