Telemedicina veterinaria: ¿la nueva normalidad?

Telemedicina veterinaria: ¿la nueva normalidad? Mascotas

El mundo cambia continuamente. La tecnología está desempeñando un papel muy importante en la forma en que vivimos el día a día, especialmente en estos tiempos; con la aparición del COVID-19, muchas empresas se han visto obligadas a adaptarse a esta impuesta nueva normalidad.

Los Gobiernos han puesto en marcha medidas para el distanciamiento social y nos recomiendan que salgamos de casa lo menos posible, pero ¿qué pasa con nuestras mascotas? ¿Qué tenemos que hacer si se ponen enfermas?  

La nueva vida a la que debemos adaptarnos ha hecho que la medicina tenga que encontrar una vía para atender a sus pacientes, humanos o de cuatro patas y los clínicas con las que trabajan los seguros para mascotas se están poniendo las pilas.

Hace apenas un año ni se nos hubiera ocurrido la posibilidad de que pudiéramos ir al veterinario “sin ir”, pero ahora ya no parece una locura. 

En estos meses, muchos han sido profesionales que se han unido al movimiento de “quédate en casa” y han implementado en sus clínicas la “tele veterinaria”. Como en todos los nuevos sistemas, es necesario un cierto recorrido para que todo marche sobre ruedas, pero es cierto que, en muchos casos, nuestras mascotas pueden ser perfectamente atendidas de esta manera. 

Cuál es la manera de que la “televeterinaria” resulte eficaz

Los veterinarios pueden usar video llamadas o llamadas de voz para diagnosticar, evaluar, educar y cuidar a sus pacientes. Por ejemplo, si los ojos de tu perro han estado lagrimeando y parece estar enfermo durante los últimos días, puedes comunicarte con tu veterinario y preguntarle sobre la salud de tu mascota. 

Las consultas que se llevan a cabo de esta manera son una gran oportunidad por ejemplo para los controles posoperatorios, de modo que el animal se pueda recuperar sin tener que ir físicamente a la clínica. Puede que este sistema haya llegado para quedarse, incluso después de vencer al coronavirus.  

Prepárate para tu “teleconsulta”

Antes de hacer la consulta, es mejor que te prepares algunas cosas, para estar seguro de que vas a tener a mano lo que te pidan.

Lo primero es hablar con tu compañía de seguros para comprobar que tus consultas de tele veterinaria están cubiertas; en ese caso, averigua si tu veterinario de confianza está dando el servicio. 

Después, deberás tener preparada toda la información médica de tu mascota (cartilla y demás papeleo que tengas archivado).

Haz una lista de los síntomas que hayas observado y sigue las pautas que tu veterinario te de, porque puede que tengas que acudir a la clínica si en unos días no parece mejorar.  

Ten en cuenta que es posible que tu veterinario solo ofrezca consultas de este tipo si tu mascota ya es su paciente. Es comprensible, ya que, si no conoce a tu perro o gato, es muy complicado diagnosticar sin verle físicamente. Quizá pueda hacer una excepción para una primera atención urgente hasta que puedas ir a la clínica. 

Ventajas

  • Ahorra tiempo a los veterinarios (y a ti) al eliminar las esperas que conlleva una visita típica
  • Mejora su eficiencia porque puede abarcar más consultas
  • Quizá pueda atender a tu mascota el mismo día, en lugar de tener esperar que haya hueco disponible para una cita tradicional
  • Puedes consultar fácilmente desde la comodidad de tu casa cuando se trata de hacer un seguimiento en lugar de desplazarte
  • Permite a los dueños de mascotas de mayor edad darles el cuidado necesario cuando llevarlas a la clínica se hace complicado
  • Alivia el estrés que les produce a algunas mascotas ir al veterinario

Inconvenientes

Por supuesto, como con todos los sistemas nuevos que tienen que ver con la tecnología, es probable que haya algunas desventajas al principio. Quizá te encuentres con:

  • Dificultad para hacer un diagnostico acertado si las cámaras web tienen poca calidad de o hay fallos de cobertura 
  • Puede que no te sea fácil explicar bien los síntomas que has observado 
  • No es posible que el veterinario realice un reconocimiento físico del animal, obviamente
  • Si hay que hacerle pruebas como radiografías o ecografías, tendrás que acercarte a la clínica de todos modos.  

Aún así, ¿debemos arriesgarnos a probar?

Creemos que sí. Si tu veterinario ofrece la opción de la telemedicina, debes aprovechar esto si tu mascota necesita una revisión o evaluación rápidas. Si tienes preguntas que hacer sobre su salud o necesitas un consejo, esta también es una vía estupenda para solventar tus inquietudes rápidamente.

Si no estás seguro de si tu mascota necesita una visita física o una "visita electrónica”, una consulta de telesalud con tu veterinario puede ser la mejor opción, especialmente si no quieres perder tiempo yendo hasta allí cuando quizá puedan resolver tus dudas de esta manera tan cómoda, y es que la tele consulta es una excelente manera de evaluar si la condición de una mascota es urgente o no. A veces no es tan fácil de saber, por lo que una de estas consultas es una forma segura y conveniente de determinar si realmente necesitas llevar a tu mascota para que la examinen “in situ”.

¿Cubren los seguros para mascotas las visitas de telemedicina veterinaria?

En la mayoría de los casos, y más en la situación que vivimos, la respuesta es sí. Es importante que compruebes tu póliza para ver si te cubrirá una "visita electrónica" antes de programarla; para ello puedes consultar la web o llamar por teléfono para asegurarte.

Las compañías que ofrecen servicios veterinarios y planes de prevención animal están muy pendientes de adaptarse a los nuevos tiempos e intentar facilitar las cosas a los dueños de mascotas. En muchos de estos seguros se incluyen desde accidentes o enfermedades hasta velar por la salud mental del animal o revisiones rutinarias. 

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS