Si convives con un felino, para cuidar de la salud de tu mascota, no debes olvidar atender al cuidado de los dientes de tu gato, fundamentales para que tu animal pueda alimentarse de manera correcta, masticando sin que sienta molestias y pudiendo digerir los alimentos bien triturados.

Al igual que nos ocurre a las personas cuando no llevamos la higiene adecuada y habitual en nuestra boca, los dientes de los gatos también tienden a acumular sarro, producto de la presencia de bacterias y restos de comida.

La acumulación de sarro es la principal causa de que más de la mitad de los gatos en los que no se atiende a su higiene bucodental, sufran el problema de la gingivitis o inflamación de las encías.

La gingivitis no sólo proporciona episodios dolorosos en los animales que la sufren, sino que puede generar problemas de salud más graves, ya que las bacterias que provocan la infección pueden alcanzar, a través de los vasos sanguíneos de la zona, a órganos vitales como el corazón, el hígado o los pulmones.

Para asegurarte que la salud de los dientes de tu gato es correcta, además de acudir al veterinario para que un especialista haga las revisiones adecuadas a tu mascota, debes estar atento a las señales que el felino pueda dar en casa. Por ejemplo, si ofreces la cantidad de comida diaria a tu gato que sueles darle de manera habitual, y detectas que comienza a mostrar dificultad para comerla, puede ser que esté sufriendo un problema de salud bucodental.

Otros indicativos de que los dientes de tu gato sufren algún tipo de enfermedad pueden ser la aparición de sangre en las encías, el mal aliento o que presenten una placa de color amarillenta o marrón en su dentadura.

Igual que atiendes a la higiene habitual de tu felino, y sueles bañar a tu gato, cortarle las uñas, o limpiarle las orejas o las legañas, también debes incluir la limpieza de sus dientes como un proceso más de su cuidado rutinario.

Para limpiar los dientes de tu gato debes utilizar una pasta y un cepillo especiales para este tipo de mascotas. Cepilla los dientes de tu gato cada día. Debes pensar que esta práctica es mucho más recomendable que la hagas desde que son pequeños para acostumbrarles pronto. Cuanto más edad cumpla un gato, más difícil nos resultará que se acostumbre a este tipo de rutinas higiénicas.