Si tienes una mascota y quieres llevarla en tu coche tienes que saber que para poder transportarla debe de cumplir una serie de normas y leyes para evitar accidentes tanto para ti como para tu mascota. La protección al transportar en coche a tu mascota es fundamental y aunque no sea tarea fácil debes asegurarte que está en el sitio adecuado para evitar problemas durante el trayecto.

Aunque no se considera infracción si tu mascota está tranquila en el asiento y no molesta al conductor ni su campo de visión, puede que un agente de movilidad te haga detener tu coche porque el considerá que no se están cumpliendo las leyes. Asi que te aconsejamos que no juegues con fuego y evites la sanción   ya puede variar si se considera leve entre los 0 y los 100 euros, pero puede alcanzar  los 200 y 500 euros si se considera grave.

En referencia al transporte de mascotas en el vehículo, hemos de acudir al artículo 18.1 del Reglamento General de Circulación, el cual dicta lo siguiente:

 

«El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencias entre el conductor y cualquiera de ellos”. Evitar el choque contra los asientos de nuestros animales de compañía es importante, ya que pueden sufrir lesiones leves o graves en caso de accidente. 

 

¿Cuáles son los riesgos de llevar al perro en el coche?

 

-Si nuestra mascota no está bien asegurada en nuestro vehículo puede provocar situaciones que pueden acabar en accidente:

-Si tu mascota no está bien "amarrada" puede que se ponga nerviosa en algún momento del trayecto y trate de escapar, se pueda marear, aumente su nerviosismo provocando una distracción del conductor.

-No hay que descartar la posibilidad de que la mascota empiece a moverse por todo el coche y acabe presionando alguno de los pedales del vehículo.

-Igual de peligroso es para la vida de nuestra mascota.

-Como no podemos controlar los impulsos de nuestra mascota puede que se intente escapar por la ventana o por la puerta y tengas que pisar el freno de golpe provocando un accidente.

-Puede ser motivo de multa como hemos mencionado anteriormente.

 

Los animales desgraciadamente son seres vivos que no se pueden comunicar con la misma claridad que un humano. A veces no entendemos que les pasa y durante los viajes en coche pueden marearse o no tolerarlos bien. Te damos unas pautas para que prepares a tu mascota para el viaje.

 

-Depende del tipo de mascota o raza puede tener mucho pelo. Si tienes una mascota peluda prevee llevar una toalla o colcha para evitar que los asientos se llenen de pelo.

 

-Pocas son las mascotas que acceden de forma libre a meterse dentro de un transportín, por ello tienes que enseñarla y adiestrarla.

 

-Si has experimentado en anteriores viajes que tu mascota es propensa a marearse, acude al veterinario para que pueda aconsejarte alguna medicación para evitar este sintoma en tu mascota.

 

-Ten en cuenta que una vez que tu mascota está sujeta no se podrá mover por lo que no pongas bolsas, maletas ni nada pesado a su lado porque podría provocarle algún daño.

-Sigue las recomendaciones de las autoridades viales de parar cada dos horas para que tú y tu mascota podáis descansar, estirar e ir al baño.

-Contratar un seguro de mascotas es una buena recomendación. Tu animal tendrá la atención y recibirá los cuidados que necesite pudiendo pedir ayuda urgente.

-Evita que tu mascota coma antes de viaje pero no te olvides de la hidratación.