Todos los años se producen en España 11.000 atropellos, de los que más de 10.000 suceden en las zonas urbanas. Eso significa que, por cada 10 atropellos en ciudad, ocurre uno en carretera. De hecho, se registran a diario una media de 27 atropellos en las ciudades, de los que cinco son graves o mortales, según los datos que acaban de ser publicados en un informe realizado por el RACE y Goodyear.

Así, de los 378 fallecidos al año por atropello, 224 son en ciudad, ha indicado el director de Seguridad Vial del RACE, Tomás Santa Cecilia. Éste ha recordado además que estos siniestros "son la primera causa de mortalidad en los entornos urbanos".

Mantener la seguridad al volante también depende mucho del comportamiento de los viandantes. El estudio refleja además que uno de cada tres atropellos en ciudad se debe a una imprudencia del peatón, principalmente por no cruzar por el paso de cebra, por irrumpir en la vía o por no respetar los semáforos.

En cuanto al sexo, tres de cada cuatro personas atropelladas son hombres, pero en el caso de que ocurra en la ciudad, los porcentajes son más equilibrados: ellos representan el 58% y ellas el 42% de los atropellados en las ciudades.

Los mayores de 74 años son el colectivo más vulnerable, con 107 fallecidos y 464 heridos graves, un 29% del total, seguidos por los adultos de entre 65 y 74 años, un 15%, y por los menores de 14 años, que representan el 11% de los atropellados en ciudad.

El estudio refleja que la probabilidad de fallecer en un atropello se multiplica por cuatro en función de la edad: mientras que en los menores de 59 años la probabilidad de morir atropellado por un vehículo que circula a una velocidad de entre 31 y 40 kilómetros por hora es del 6%, en los mayores de sesenta años se eleva hasta un 30%.

Por otro lado, mantener la seguridad en la carretera también depende mucho de la actitud de los conductores: la velocidad y la visibilidad son cuestiones decisivas a la hora de afrontar el índice de accidentes. Si se produce a 50 kilómetros por hora, pasa al 71%. Y a más de esta velocidad, la probabilidad de sufrir lesiones mortales para una persona mayor es superior al 90%.

El entorno, también incide en una conducción segura. Respecto a la importancia de la visibilidad, el responsable del estudio ha subrayado que el 35% de los atropellos mortales suceden durante el crepúsculo o la noche, generalmente en vías que no están suficientemente iluminadas.

Teniendo en cuenta que la media en España es de 4,1 fallecidos y heridos graves por cada 100.000 habitantes por atropello en ciudad, el estudio refleja que hay 16 provincias por encima de esta media. Melilla llega a cuadruplicarla con 18,9 fallecidos y heridos graves por cada 100.000 habitantes. Asimismo, hay cinco que la duplican: Burgos con 10,2; Huesca con 9,5; La Rioja con 9,3; Ávila con 8,9 y Palencia con 8,3.

Artículo patrocinado por Fénix Directo