Consejos para ahorrar gasolina

¿Crees que es posible poder ahorrar en combustible sea de tipo que sea el coche? Consejos y curiosidades en el Blog de El Corte Inglés Seguros. Automóvil

Ahorrar gasolina es un propósito que se marcan muchos de aquellos preocupados por limitar el gasto mensual de su hogar; y la gasolina se trata, sin duda, de una partida considerable en la economía mensual de una vivienda. 

En muchos hogares españoles ya hay dos vehículos y en algunos cuentan con más. Todos ellos, evidentemente, tienen sus respectivos gastos como, por ejemplo, el necesario seguro de coche o el impuesto local pertinente por disponer de un vehículo. Además, el coche sigue siendo el medio de transporte preferido para realizar cortos y medios desplazamientos, para ir cada día a trabajar, sobre todo en ciudades medianas y pequeñas en las que no hay grandes atascos. Del mismo modo, en las grandes ciudades como Madrid y Barcelona, cada día hay millones de desplazamientos en coche. Además de nuestro bolsillo, también debería preocuparnos el medioambiente y hacer todo lo que esté en nuestra mano para ahorrar combustible

Realizar pequeños cambios en nuestros hábitos de conducción a la hora de viajar en coche puede ayudarnos a ahorrar gasolina y dinero a fin de mes, sin darnos apenas cuenta

La siguiente información nos vendrá bien a la hora de comenzar a concienciarnos para gastar menos gasolina en nuestro día a día. Algunos consejos a la hora de viajar o simplemente de desplazarnos dentro de nuestra ciudad nos vendrán bien para conseguirlo. 

¿Dónde se debe poner el equipaje para ahorrar combustible?

¿Sabías que el equipaje también influye en el gasto de gasolina? Cuanto más peso haya en el coche, más necesidad de combustible tendrá tu vehículo. ¿Podemos hacer algo para no gastar en exceso? Pues sí, podemos tener en cuenta una serie de consejos a la hora de colocar el equipaje en un coche, para repartir el peso de tal forma, que se consiga gastar un poco menos de combustible.

La clave está en colocar el equipaje más pesado en el centro del maletero y el más ligero en los alrededores, de esta forma, la mayor concentración de peso se situará en el eje del vehículo, facilitando así la movilidad y, por tanto, reduciendo el gasto de combustible o al menos, equilibrándolo.

¿Cuál es la velocidad ideal para ahorrar combustible?

Está comprobado que la velocidad influye exponencialmente en el gasto de combustible (o podríamos decir malgasto porque, a veces, no realizamos una conducción demasiado adecuada y, por tanto, esto supone gastar más gasolina de la cuenta). En este otro artículo profundizamos más sobre la relación entre velocidad y consumo de combustible, ya que es algo muy interesante que conviene saber, porque la mayoría de los conductores tenemos hábitos poco beneficiosos para el ahorro de combustible y, en consecuencia, de dinero. 

10 consejos para ahorrar gasolina

  • Planificar cualquier desplazamiento te ayudará a maximizar el combustible; saber en qué momento has de hacer una parada para repostar o para evitar un atasco puede hacer que ahorres gasolina. Hay ocasiones en que para evitar el tráfico tendemos a dar algún rodeo, pero hay que preguntarse qué compensa más.
  • Elegir la opción de usar el transporte público siempre que puedas, y si consigues convertirlo en una rutina, hazlo. Piénsalo:  en ocasiones cogemos el coche sin necesidad, de manera que gastamos y además contaminamos.
  • En trayectos largos, mantén siempre una velocidad de crucero adecuada. Mejor circula con las marchas más largas. Ser constante en la velocidad evitando acelerones y frenazos innecesarios ayuda a ahorrar combustible y, sobre todo, a no malgastarlo. Conducir seleccionando la marcha adecuada en cada ocasión, evita el consumo excesivo de gasolina. 
  • Reduce el peso todo lo posible. Cuando sales de vacaciones cargado con muchas maletas habrás notado que se consume más. Si no tienes más remedio que llenar el coche hasta los topes de equipaje, sigue los consejos que hemos visto más arriba: saber colocar el equipaje te ayudará a ahorrar. 
  • A la hora de refrigerar el vehículo en los meses más calurosos, si viajas a más de 80km/h, es más conveniente encender el aire acondicionado que viajar con las ventanillas bajadas, porque viajar a gran velocidad con las ventanillas abiertas aumenta el gasto de gasolina. 
  • Cuida el mantenimiento del coche: se trata de algo fundamental para viajar seguro, pero es que, además, el mal estado de ciertas piezas -como un filtro de aire sucio u obstruido-, puede favorecer también el aumento de tu consumo de gasolina. Lo mismo sucede con el estado de los neumáticos, si están demasiado desgastados o la presión no es la adecuada, también se verá reflejado en el consumo. Si realizas una comparativa de seguros de coche, podrás comprobar que hay determinadas compañías y pólizas que incluyen entre sus coberturas revisiones periódicas de la mano de profesionales. Esto es un factor importante a la hora de elegir la póliza de seguro de coche más adecuada para tu estilo de conducción y tipo de vehículo. Los conductores más comprometidos con el medioambiente tienen este tipo de coberturas en gran consideración.  
  • En situaciones como la bajada de una pendiente, trata de retener el coche con el motor y no con el freno -y menos de forma brusca-, siempre que puedas.
  • Elige siempre un carburante de buena calidad, aunque su precio sea más elevado. Parece un detalle sin importancia, pero a la larga, se nota mucho en el ahorro. Además, de esta forma también estarás favoreciendo el buen mantenimiento del vehículo a medio y largo plazo. 
  • Usar ropa adecuada tanto en los meses de frío como en los días más calurosos, ayudará a que uses menos el aire caliente o frío y esto también hará que ahorres combustible. Si en invierno vas abrigado -sin renunciar a la comodidad al volante-, tendrás menos necesidad de encender la calefacción y eso lo notará tu bolsillo. 
  • Una opción sencilla y además saludable es renunciar a usar el coche en trayectos muy cortos. Por ejemplo, para ir a la panadería o para llevar a los niños al colegio. Siempre que tengas la oportunidad de poder ir andando, hazlo. A veces, cogemos el coche para trayectos cortos por pura comodidad, sin pararnos a pensar en factores como el gasto de combustible o la contaminación. De hecho, solemos hacerlo de forma automática, por rutina. Caminar siempre que se pueda es muy beneficioso para la salud y para tu bolsillo.

En definitiva, realizar pequeños cambios de hábitos y prestar atención a los consejos que hemos enunciado, nos ayudará a ahorrar combustible y por ende, dinero y, además, de forma indirecta, cuidaremos de nuestra salud y del medioambiente.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS