Cada año, a principios de Noviembre, la ciudad de Cheste, en Valencia, es la anfitriona de la final del Mundial de Motociclismo con su Gran Premio de MotoGP de la Comunidad Valenciana, en el famoso circuito Ricardo Tormo, uno de los más importantes del País junto con el Circuito de Jerez de la Frontera. 

Pero en Cheste sucede algo más…

La realidad es que, en torno a la gran final del mundial, ese fin de semana la población de Cheste aumenta por miles y sus calles se llenan de motos de todo tipo, música, ruido y buen ambiente. Aficionados llegados de toda Europa y España agotan desde meses antes las reservas hoteleras de la zona y, muchos de ellos, hacen acampada en los alrededores del circuito.

Si te planteas vivir esta experiencia por primera vez, te damos unos consejos y recomendaciones para que aproveches al máximo el fin de semana. 

  • Si puedes, improvisa un puente para la escapada. Tener dos días extra te ayudarán a evitar largas caravanas. Por ejemplo, si pides en el trabajo el viernes previo y el lunes posterior, podrás ir a Cheste jueves por la tarde o viernes muy temprano, de esta forma evitarás demasiado tráfico. Lo mismo para la vuelta. 
  • Si no reservaste alojamiento con tiempo y ahora encuentras algo, seguramente será demasiado caro. Prueba a buscar en los alrededores (Torrente, Chiva, Manises, Aldaya…) o en Valencia capital. 
  • Si estás fuera y no quieres conducir, hay servicio de trenes 24 horas. Hay una parada en la parte trasera del circuito y si vas al pueblo de fiesta hay otra parada en el centro. ¡Muy cómodo!
  • Si buscas ambiente, las noches en el centro del pueblo son una gran fiesta en la calle. También se organizan muchas fiestas, comidas, quedadas, rutas de moto… 
  • Este año 2017 se celebra del 10 al 12 de Noviembre y, si viajas en coche por la Nacional III durante esos días, notarás más tránsito de motos que cualquier otro fin de semana normal. ¡Qué adrenalina! 

Lo verdaderamente enriquecedor de estos días es que se hacen muchas amistades con muchas cosas en común, sobre todo, compartir la misma pasión por las motos.