Saber si los frenos del coche están en mal estado es fundamental para constatar la seguridad en la conducción.

A pesar de que la mayoría de los conductores son conscientes de la importancia del buen estado de los frenos para garantizar su seguridad al volante, lo cierto es que muchos no prestan la atención adecuada en su revisión.

Para no poner en peligro tu seguridad ni la de otras personas ocupantes de tu vehículo, debes realizar las revisiones periódicas en el taller recomendadas por el fabricante y verificar, entre otras cosas, el buen funcionamiento y estado de los frenos de tu vehículo.

Además, dependiendo de tu manera de conducir y del uso que hagas de los frenos, estos pueden desgastarse antes de tiempo. En este sentido, es importante saber cómo detectar si los frenos del coche están en mal estado. Sólo así, sabrás si es necesario cambiar las piezas antes de que te lo diga un mecánico.

Un fallo en los frenos del vehículo no suele aparecer de forma repentina. Siempre da señales previas que, si sabes detectar, puedes remediar a tiempo:

  • Si notas que el pedal del freno vibra al ser pisado o se muestra demasiado duro, esto puede ser síntoma de que los discos de freno no cumplen su función de forma correcta o se encuentran demasiado desgastados.
  • Si al pisar el freno, el vehículo no se mantiene estable, también puede ser un síntoma claro de que los discos de freno no se encuentran en buen estado.
  • Puede ocurrir que escuches un chirrido cuando frenas. Si es así, lo más probable es que las pastillas y los discos de freno estén muy desgastados.
  • Si notas que el coche se va hacia uno de los lados cuando frenas, en vez de mantenerse recto en su recorrido, también puede ser debido a un desgaste excesivo de las pastillas de freno.
  • La eficacia del frenado puede notarse lenta o débil debido a la falta de líquido de frenos o al desgaste de pastillas y discos de freno.
  • La pérdida de líquido de frenos es difícil de detectar. Lo normal es que su correcto nivel se mantenga de una revisión oficial a otra. Aun así, puede ocurrir, que, por una avería en el sistema de frenado, se produzca una pérdida del líquido de frenos y su nivel no sea el correcto para asegurar una buena frenada. Por ello, es aconsejable que, de manera habitual, durante el periodo de tiempo que transcurre entre una y otra revisión oficial, compruebes tú mismo que el nivel del líquido de frenos se mantiene.

Ten un buen seguro a mano. Lo mejor para disfrutar de tu coche y conducir tranquilo es saber que vas con el seguro que más te conviene.

Artículo patrocinado por Fénix Directo