Ante las irregularidades del terreno, existe un elemento en el coche gracias al cual se consigue que nuestro vehículo circule estable, manteniendo las ruedas siempre en contacto con el suelo a pesar de los baches, agujeros y desniveles presentes durante el rodaje.

La suspensión de tu coche es la que logra que este circule equilibrado y firme. Se trata por lo tanto de un elemento fundamental para la seguridad ante el volante.

Es importante saber detectar problemas en la suspensión de tu coche para evitar futuras averías más graves y costosas, pero sobre todo para minimizar los riesgos de accidente.

A continuación te ofrecemos unos cuantos datos que te servirán de ayuda para saber cómo detectar problemas en la suspensión de tu vehículo:

  • El coche debe presentarse siempre nivelado sobre suelo horizontal, tanto parado como en movimiento. Si detectas que el coche se inclina hacia uno de los lados más que hacia el otro, o que se inclina más por la parte delantera que por la trasera, es posible que exista un problema en alguno de los brazos metálicos o en los amortiguadores.
  • Si el coche rebota demasiado, puede ser otro síntoma de que existen problemas en la suspensión de tu vehículo. Puedes evitar averías pasando despacio por badenes y resaltos. Pero si eres de los que practica una conducción algo brusca y con exceso de velocidad, a la larga tu suspensión lo achacará. Un rebote excesivo del coche es muy peligroso porque durante la circulación habrá momentos en los que las ruedas pierdan el contacto con el suelo, algo que no debe ocurrir nunca para garantizar una conducción segura.
  • Neumáticos desgastados: preocuparnos por el buen estado de nuestros neumáticos es algo que debemos hacer de forma rutinaria. Un neumático desgastado en exceso afectará a la estabilidad del coche. Pero es posible que en ocasiones detectes un desgaste demasiado prematuro de alguno de los neumáticos. En este caso eso puede ser señal de que está fallando la suspensión de tu vehículo y que está pudiendo provocar un desnivel del mismo que afecta directamente a las gomas de tus neumáticos. Debes saber que tendrás problemas para pasar la ITV si acudes con algún neumático en mal estado. Pero por lo que debes remediar este problema es, sobre todo, por seguridad. No dudes en acudir al taller para que revisen el estado de los amortiguadores, rótulas, brazos de suspensión, etc.