Viajar en moto en verano es una excelente opción para desplazarse aprovechando el buen tiempo. Este medio de transporte permite disfrutar del paisaje como ninguno y optar por una escapada o unas vacaciones de una forma menos convencional que el coche o el avión.

Pero para viajar con seguridad, en las escapadas en moto durante el verano, hay que tomar ciertas precauciones. A continuación te ofrecemos unos cuantos consejos para que tu viaje en moto resulte placentero y seguro:

  • Siempre hay que viajar con el equipamiento adecuado: las altas temperaturas pueden hacer que los conductores de moto se tienten y traten de combatir el calor viajando ligeros de ropa. Es cierto que las prendas para los motoristas son calurosas en los meses de verano, pero es necesario que tu cuerpo se desplace sobre la moto cubierto de pies a cabeza, por muy corto que vaya a ser el trayecto, una caída puede ocurrir en un segundo. Si prescindes de pantalones largos, chaqueta, casco o guantes, tu seguridad durante el viaje estará en peligro.
  • Comprueba que el estado de la moto es óptimo: siempre debes tenerlo en cuenta, pero sobre todo, si te dispones a realizar un largo  viaje en moto durante el verano. Realizar los mantenimientos periódicos y chequeos rutinarios, antes de viajar es necesario. Cualquier pieza en mal estado puede arruinar tu escapada, pudiendo aparecer algún tipo de avería. Pero en el peor de los casos, alguna pieza que no esté correcta, puede provocar un accidente mientras conduces la moto.
  • Para preparar el equipaje que vas a llevar, debes procurar repartir el peso por igual entre las maletas o cofres de la moto. De otra forma, la estabilidad de la moto se vería afectada y se podría desequilibrar. Procura que las maletas para portar el equipaje en la moto, sean de una material resistente e impermeable. Aunque decidas viajar en verano, puede existir la posibilidad de que llueva en algún momento.
  • Mantente bien hidratado y alimentado mientras realizas un viaje en moto. Conducir sobre las dos ruedas supone un desgaste físico mayor que en otros medios de transporte. En verano, además, lo más seguro es que sudes. No olvides beber mucha agua y bebidas isotónicas para mantener hidratado tu organismo. Además, aliméntate bien para sentir la energía necesaria durante la conducción. Eso sí, procura que las comidas no sean demasiado copiosas para que no te generen molestias estomacales durante el viaje.