Aunque pienses que puede no ser necesario declarar a los conductores noveles en tu póliza de automóvil, te equivocas, pues hacerlo resulta imprescindible si quieres que tu seguro responda de los posibles percances que se puedan derivar de esta conducción.   

En el seno de una familia es habitual que, cuando alguno de sus miembros, como puede ser un hijo, se saca el carné de conducir, comience por hacer uso del coche familiar, y es en estos momentos cuando muchos se plantean si deben declarar esta nueva situación a su Aseguradora para que quede recogido en su póliza de automóvil.

En muchas ocasiones, el hecho de no comunicarlo se debe al temor a un incremento del precio del seguro, pero, es importante saber que no siempre tiene que producirse un incremento de prima y que los perjuicios de no declarar este nuevo conductor para la economía familiar pueden ser aún mayores que el hacerlo, ya que puede que la compañía aseguradora al analizar el siniestro considere que está ante un riesgo excluido y no se haga cargo de las indemnizaciones y gastos que del mismo se deriven.

Veamos ¿cómo se calcula el precio del seguro del conductor novel?

La prima se calcula dependiendo del conductor/ conductores que se declaren a la compañía de seguros. Como variables para el cálculo de la prima, entre otras, suelen estar la edad y la experiencia de los conductores, es por esto que el precio de la póliza de un conductor novel suele ser más dada su falta de experiencia al volante.

Como regla general y dependiendo de la compañía de seguros con la que se desee contratar, suele considerarse conductor de alto riesgo a los menores de 25 años y/o con menos de 5 años de antigüedad de carnet de conducir. Para el caso de los menores de 25 años, las estadísticas revelan que el riesgo de sufrir un siniestro se incrementa notablemente respecto a conductores de otras edades.

En cuanto a los incrementos que la introducción de estos nuevos conductores pudiera conllevar, se estima que podrían oscilar entre un 30 y un 50%, siempre dependiendo, claro está, de la compañía de seguros y del tipo de póliza contratada.

Concretamente, de entre los tipos de seguros de autos que hay en el mercado, son los seguros de todo riesgo los que reflejan una mayor desigualdad en primas en función de la edad de los conductores. Para un conductor de entre 18 y 24 años, contratar una póliza a todo riesgo puede costar, de media, unos 1.742 euros, mientras que los de edades comprendidas entre 40 y 49 años pagarían por ese mismo producto, de media, unos 832 euros, lo cual supone una diferencia en precios significativa.

Consejos para ahorrar en tu seguro

Si estás en esta situación y buscan un seguro toma nota de estos consejos para ahorrar:

  • Contrata un seguro con franquicia. Lograrás una mayor cobertura a un precio más reducido, aunque tendrás que hacerte cargo de parte del coste de reparación en caso de siniestro.
  • Vigila la potencia y el tunning. Tanto la potencia del coche como que esté “tuneado” son factores determinantes para la subida del coste de tu póliza. Se asocia que a mayor potencia mayor riesgo de siniestralidad.
  • Analiza las ofertas. Tener un buen asesoramiento y comparar ofertas te hará encontrar el mejor precio y ahorrarte unos buenos euros. Para ello, las corredurías de seguros, como El Corte Inglés Seguros, son de gran utilidad.
  • Sé buen conductor. Aunque no te lo creas es algo positivo. Tener un buen historial sin siniestros es buen visto por las aseguradoras y puede bonificarte en el futuro.
  • Diésel o gasolina. Por norma general los coches diésel tienen un seguro más caro que los gasolina, así que mira el combustible de tu coche, sobre todo si vas a comprar.