En España hay muchos problemas que preocupan a la ciudadanía. Pero según un estudio efectuado por el Observatorio Español de Conductores, la Seguridad Vial es, entre ellos, un problema que preocupa más, incluso, que la independencia de Cataluña o la Sanidad.

La seguridad vial es el quinto problema que más preocupa a los españoles, cuestiones como las infraestructuras, la educación vial, la revisión de las sanciones de tráfico, la señalización  o el parque móvil, han sido cuestionadas y analizadas.

El estado de las carreteras, por ejemplo, está muy poco valorado entre los encuestados. La calificación no llega a 5 puntos sobre 10. Se queda en un 4,9. Al alumbrado de las mismas, le ocurre lo mismo. Lo puntúan con un 4,7. Las infraestructuras son las que más preocupan frente a otras cuestiones, casi la mitad de los encuestados solicita una mejora de las mismas.

En cuanto al tipo de vías, las travesías urbanas y carreteras convencionales están muy mal valoradas por los usuarios en lo que se refiere la Seguridad Vial. Las autovías y autopistas, sin embargo, son calificadas como “seguras” o “muy seguras”.

Representantes de distintos partidos políticos han tomado nota de las calificaciones y conclusiones del estudio, para comenzar a encontrar soluciones a los problemas que han salido a la luz tras la encuesta realizada por el Observatorio Español de Conductores.

Algunos han resaltado la necesidad de una mayor coordinación con Diputaciones y Ayuntamientos encargados de las carreteras secundarias, de la mejora del alumbrado en puntos negros de las carreteras o de revisar ciertas medidas que son más recaudatorias que efectivas, como es la de reducir la velocidad en ciertos tramos.

Otros han sido muy críticos con el sistema de sanciones dentro del ámbito de la Seguridad Vial, en el que la mitad de los encuestados no cree. Su finalidad parece más destinada a recaudar dinero que a corregir conductas. En este sentido, se ha puesto de manifiesto el deseo de ampliar su carácter sancionador y adaptar las cantidades a la situación económica de cada sancionado.

Un último dato preocupante a la hora de valorar la Seguridad Vial en España y conducir seguro, ha sido el resaltado en este estudio por parte de los aspirantes a conductores. Un tercio de ellos han confesado no estar lo suficientemente preparados para conducir una vez aprobado el examen. Las mejoras para lograr una formación más ‘real’ y menos teórica también se pusieron encima de la mesa.