¿Cómo es el seguro de una moto de agua?

¿Cómo es el seguro de una moto de agua? Motocicleta

En este artículo podrás informarte acerca de

Velocidad, adrenalina, vacaciones, emoción, aventura,  verano, chiringuito o entusiasmo son algunos de los conceptos que primero nos vienen a la mente cuando pensamos en una moto acuática. ¿Alguna vez has probado a vivir esta experiencia tan veraniega? 

En este post vamos a hablar sobre el mundo de las motos acuáticas y detallaremos qué es lo que necesitas para poder conducir una en tu próxima escapada a la playa. Sabemos que leer esto en tiempos de pandemia es duro ya que aumenta exponencialmente las ganas de volver a la vida real y de vivir las tan ansiadas vacaciones que todos nos merecemos, sin mascarilla y abrazando. Paciencia, todo llegará; ahora toca ser responsables. 

Cuando todo vuelva a la normalidad nada habrá cambiado respecto a las motos acuáticas, por eso nunca está demás aprender todo lo que vamos a detallar a continuación. 

Antes de contarte nada acerca de ellas, tienes que tener claro que es fundamental conducirlas con un seguro en vigor. Por ley es necesario contar como mínimo con un seguro de responsabilidad civil para pilotar una moto acuática y conviene llevar encima la acreditación de dicho seguro una vez se salga a navegar, como si se tratara de un vehículo normal. 

Si te estás preguntando si un seguro de moto acuática es igual que un seguro de moto terrestre, la realidad es que siempre dependiendo de la compañía con la que se trabaje y el tipo de seguro elegido, un seguro para moto terrestre tendrá más coberturas.

Algunas coberturas que incluyen los seguros

  • Cubrirá daños causados con tu moto a otros bienes o personas siempre que tú seas el culpable del siniestro, en caso contrario, sería el seguro de la otra moto el encargado de la indemnización pertinente. 
  • Asistencia tanto a la motocicleta como a las personas que vayan en ella en el momento del siniestro. 
  • Daños de tipo muerte, lesión física o algún tipo de asistencia sanitaria para el conductor. 
  • Gastos relacionados con la defensa jurídica de tipo reclamaciones. 

Estas son las principales características de un seguro de moto a terceros, pero siempre habrá variaciones dependiendo del tipo de moto, tipo de póliza e incluso aseguradora contratada. 

Y ahora sí, vamos al lío. Las motos náuticas son consideradas como una embarcación ligera cuyo sistema de conducción es prácticamente el mismo que el de una motocicleta al uso. Existen dos tipos de motos acuáticas según su actividad: de recreo o deportivas. Ambas opciones son las que más vemos habitualmente dejando su estela por las playas españolas. 

¿Alguna vez has oído hablar del jet ski? Estas motos son monoplaza, la conducción se realiza de pie y casi siempre son de uso deportivo. El resto de las motos acuáticas de recreo pueden ser biplaza, triplaza y hasta hay algunas de cuatro plazas. Las jet ski fueron unas motos acuáticas legendarias fabricadas por la marca Kawasaki y, hoy en día, casi todas las motos de agua o incluso la actividad que se realiza sobre ellas, se denomina con ese nombre. 

Aunque hay quien tiene su moto acuática en propiedad, por regla general, lo más común es alquilar este tipo de embarcaciones en empresas especializadas en deportes acuáticos, ya que en general, se utilizan para vivir la experiencia y disfrutar del deporte durante unas horas o incluso por unos días. Se firma un contrato, se paga un alquiler y a disfrutar. En este caso, los requisitos legales que se han de cumplir son exactamente los mismos que si la moto acuática fuera propiedad tuya.

El tipo de licencia que se requiere para conducir una moto acuática varía dependiendo de la cilindrada de la moto, siendo: 

  • Patrón de moto náutica C: hasta 55 CV cuyo examen se convoca en las Federaciones de Motonáutica. 
  • Patrón de moto náutica B: hasta 110 CV cuya prueba se convoca por las Comunidades Autónomas o por la Dirección General de Marina Mercante. 
  • Patrón de moto náutica A: es la licencia más completa ya que permite conducir cualquier moto y de cualquier cilindrada. 
  • Licencias náuticas superiores: si eres poseedor de otras licencias como patrón de yate, embarcación o capitán de yate también podrás conducir una moto acuática.

Dependiendo de la Comunidad Autónoma donde se navegue, en España hay que cumplir con ciertos requisitos como, por ejemplo: 

  • No conducir a menos de 200 metros de la zona de playa ya que puede haber nadadores u otro tipo de embarcaciones en los alrededores. Además tampoco se puede usar a menos de 50 metros de la costa ni tampoco cerca de zonas portuarias o donde haya regatas u otras actividades deportivas en ese momento. 
  • Tampoco es conveniente acercarse a menos de 50m de otras motos acuáticas que estén circulando en ese momento. 
  • Es necesario ser mayor de edad o haber cumplido los 16 años y contar con la autorización de padres o tutores legales. 
  • Al igual que las motos terrestres, las acuáticas han de tener su Licencia de Navegación legal entregada por la Capitanía Marítima así como matrícula registrada. Todo esto es conveniente llevarlo siempre encima. 
  • ¿Sabías que también hay un límite de distancia para su conducción? Sí, las motos de recreo no pueden cruzar una determinada distancia desde la costa, todo dependerá de su cilindrada y del depósito de combustible. 
  • Tanto como si eres pasajero como si eres la persona que conduce la moto, es obligatorio llevar chaleco salvavidas homologado y no quitártelo bajo ningún concepto. 

Volviendo al tema de los seguros, te diremos que, si la moto acuática es alquilada, la empresa facilitará una póliza de accidentes que se encargará de proteger a todos los ocupantes en caso de que ocurra algún accidente. 

Como si de cualquier otra embarcación de recreo se tratara, circular sin contar con un seguro de responsabilidad civil o una póliza de accidentes puede acarrear una denuncia de hasta 20.000 euros. 

No cuesta nada hacer las cosas bien, en vacaciones se trata de disfrutar y, a veces hay que invertir en seguridad, merece la pena por pasar un buen rato y vivir una experiencia nueva en buena compañía.

 

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS