Seguro para motos clásicas

Seguro para motos clásicas Motocicleta

En este artículo podrás informarte acerca de

Aquel que no haya sentido cariño por un vehículo pasados determinados años, que levante la mano y abandone la sala. Ese coche con el que aprendimos a conducir, esa Vespino con la que causábamos pavor entre los vecinos del pueblo, o esa Triumph que tuvimos después y que nos acompañó todos los años de la facultad… ¡cómo no se les va a coger cariño!  

Y ahí las tenemos, en nuestro garaje, listas para dar una vuelta que nos lleve a esos años por un momento. Pese a su edad, pese a que casi no las usamos, debemos saber que sigue siendo obligatoria la contratación de un seguro, al menos, en su cobertura más baja, que es la de Responsabilidad Civil. Pero con el cariño que le tenemos ¡cómo no vamos a incluir otras coberturas!

Moto clásica, histórica, y sus modalidades de seguros

Si somos propietarios de una de estas motos, o de un vehículo de características similares seguramente somos conocedores de la existencia de un Reglamento de Vehículos Históricos. En este reglamento aparecen reflejadas las condiciones que debe cumplir una moto para ser considerada “clásica”. Esta distinción se alcanza al cumplir al menos con una de las siguientes premisas: la moto debe tener al menos 25 años, debe tratarse de una moto de colección, o debe aparecer en el Inventario General de Bienes Muebles de Patrimonio Histórico Español.

Sin embargo, debes saber que para que la moto reciba la distinción de “histórica” debemos cumplir con dos requisitos más. Uno de ellos será la recepción de una resolución favorable por parte de un laboratorio propio de nuestra Comunidad Autónoma, una vez la moto haya sido inspeccionada por el mismo. El segundo es la superación de la Inspección Técnica de Vehículos, requisito imprescindible para acreditar esta condición.  

Queda clara por tanto la primera distinción que hemos querido hacer: mientras que todas las motos históricas son también clásicas, no todas las motos clásicas han recibido la distinción de históricas.  

Respecto a los seguros, es importante saber que es obligatorio que estas motos cuenten al menos con el seguro de Responsabilidad Civil, requisito que aparece en el Reglamento de Vehículos Históricos que nombrábamos antes. También es necesario saber que las pólizas de seguro destinadas a motos clásicas son más baratas que las destinadas a motos sin esta condición, ya que se considera que su uso va a ser mucho más inferior, y por tanto los riesgos a los que están expuestas son también inferiores.  

Es por esta diferencia que las compañías aseguradoras nos van a solicitar cumplir con determinados requisitos para poder asegurar una moto clásica o histórica. El primero será que la moto ha de tener al menos 20 años de edad, contados desde su fecha de fabricación, o desde su fecha de primera matriculación si la anterior no se conoce, o la fecha en que este modelo en particular se dejó de fabricar en el caso de que las dos fechas anteriores no se conozcan.

Respecto de la moto, deberemos cumplir también con el requisito de tener un máximo de kilometraje anual, que se sitúa en los 5.000 kilómetros. Para asegurarse de que el tomador cumple con este requisito, las compañías suelen solicitar que se presente el recibo de pago del seguro de otro vehículo, que será el que aparezca como vehículo habitual. Y es posible que se nos pida también acreditar que la moto se conserva en un garaje.  

Respecto del propietario, otro de los requisitos suele ser el que contempla la necesidad de que el propietario sea el mismo que el tomador del seguro, y asimismo, el conductor habitual. No quiere decir que no se pueda incluir algún otro conductor entre los conductores habituales, pero es cierto que de hacerlo así, se debe tener en cuenta un requisito más: los conductores deben tener al menos 25 años, y la antigüedad de su carnet de conducir debe ser superior a un mínimo que difiere dependiendo de la compañía que consultemos, pero que rara vez se encuentra por debajo de los tres años. 

Como decíamos antes, es obligatorio que estas motos estén aseguradas al menos por el seguro de Responsabilidad Civil, pero es habitual también que sus propietarios decidan contratar alguna de las coberturas adicionales, y que también se encuentran a su disposición. Así, por ejemplo, se podrá suscribir la cobertura de incendio y robo, que suele ser la primera adicional al seguro a terceros. Otra cobertura habitual es la protección del conductor en caso de accidente, así como la de asistencia en carretera. Y aunque su contratación no es lo más habitual, las compañías aseguradoras contemplan también las coberturas a todo riesgo en sus seguros de moto.  

Como ves, son varios los trámites que hay que cumplir para que esa moto, que nos ha acompañado en tantas aventuras, y que aún mantenemos con todo el cariño, reciba primero la distinción de clásica y después la de histórica. Una vez recibidas estas distinciones, será el momento de dirigirse a una de nuestras compañías de seguros para contratar el seguro que mejor se adapte a nuestras necesidades.  

Ya sólo quedará lo mejor: seguir disfrutando a tope de los paseos en nuestra moto clásica.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS