Si hay algo que puede incomodar la conducción del coche es que vibre el volante, un hecho que debemos solucionar, no sólo por las molestias que ocasiona a la hora de manejar un vehículo, sino porque es necesario para lograr una conducción más segura.

La vibración del volante del coche puede ocasionarse por varios motivos. A continuación os mostramos las causas más comunes:

  • Desequilibro en los neumáticos: una respuesta a por qué vibra el volante del coche puede ser la de que exista un desequilibro en los neumáticos que notarás, sobre todo, cuando circules a mayor velocidad.
  • Problemas en los neumáticos: si alguno de los neumáticos presenta alguna deformación debido a algún golpe, la vibración del coche y del volante será constante y aumentará incluso a medida que aumentemos la velocidad. También puede ocurrir si uno de los neumáticos está más desgastado que otro o si presentan una presión distinta. Es importante revisar el coche antes de viajar y atender, entre otras cosas, al buen estado de los neumáticos, unos elementos claves para la una conducción segura.
  • Problemas en el sistema de frenado: si detectas que la vibración del volante del coche se da cuando frenas, una de las posibles causas puede encontrarse en que los discos de freno estén demasiado desgastados.
  • Problemas de suspensión y dirección: si estas partes del vehículo presentan un desequilibrio, será necesario realizar el paralelo al coche para evitar que el volante vibre. También debes estar atento a posibles sonidos que te pueden dar la pista de por qué vibra tu volante. Hay muchos problemas mecánicos que puedes detectar escuchando. Por ejemplo, la rotura de los silent blocks, piezas que amortiguan, puede provocar sonidos en la amortiguación y además pueden ser los causantes de la vibración del volante.
  • Rodamientos: los cubos de las ruedas y los rodamientos pueden ser otra de las causas habituales por las que el volante del coche vibre. Cuando el problema se encuentra en el deterioro de estos elementos, la vibración del coche no es constante. Por el contrario aparece y desaparece.

Para evitar que el volante del coche vibre y sobre todo para garantizar una conducción segura, no olvides realizar la revisión anual de tu vehículo. Acude a un taller de confianza para que chequeen el estado de todas las piezas que la componen, sobre todo si te dispones a realizar viajes largos. Confía en buenos profesionales que sepan cuidar de tu coche y garantizar un buen trabajo. Y sobre todo... no olvides tener un buen seguro de coche.