Como es ese momento de pánico en el que te sientas en el coche y descubres que la calefacción no funciona. Entonces empieza como loco a tocar todos botones mientras tus deditos empiezan a entrar en estado de congelación.

Estás en pleno invierno y encima no sale el chorro de aire caliente por donde debería salir, y sólo notas frío polar. Por no hablar de los problemas que puede provocar por no poder desempañar el parabrisas. Y si encima no logramos estar a una temperatura confortable el conductor se verá obligado a conducir muy abrigado y dificultará sus movimientos.

Ante todas estas situaciones te puedes plantear cual es el motivo por el que no funciona la calefacción del coche.

Por qué motivo no calienta la calefacción de mi vehículo

Lo primero que debes tener en cuenta, en especial si tu coche no duerme en el garaje es que debes tener un poco de paciencia cuando hace frío. Es normal que el vehículo tarde más en generar calor cuando enciendas la calefacción del coche.

Hay coches que necesitan más tiempo que otros en alcanzar la temperatura necesaria. Pero, si a pesar de esperar un rato no percibes mejora en la temperatura interior es que definitivamente hay un problema que puede estar causado por diferentes motivos:

Que existan varios fallos: la entrada de calor en el interior del vehículo se produce gracias al funcionamiento de un conjunto de varios elementos del motor. Por este motivo su mal funcionamiento puede hacerte sospechar que existan pueden ser uno o varios de esos elementos que estén afectando al sistema y que provoque que salga aire frío en invierno o calor en verano.

Por fallos frecuentes: uno de los motivos más habituales del mal funcionamiento de la calefacción puede ser por un fallo del termostato, o que exista algún problema en la bomba de agua eléctrica o bien por el taponamiento interno de algún manguito de agua o de una electroválvula.

Pero, ¿qué pasa si el problema no es de la calefacción? El fallo no tiene por qué provenir de un error del propio sistema de calefacción o climatización. Puede existir algún fallo en algún componente del motor que no le permita alcanzar la temperatura adecuada de trabajo puede ser el que genere el problema.

Por este último motivo es importante saber cómo funciona la calefacción del coche. Como es lógico, el motor del coche cuando está en marcha genera calor, y el radiador con ayuda del ventilador. Este último se encarga de que no haya un exceso de temperatura en el motor y aprovecha el aire sobrante para calentar el coche.

Existen diferentes sistemas de calefacción:

  1. Mecánicos. Estos sistemas son los más antiguos y funcionan gracias a un pequeño radiador que va montado detrás del tablero de instrumentos. Este se conecta mediante dos manguitos al sistema de refrigeración del motor. En muchos casos incorpora un grifo que abre o cierra el paso del agua hacia este radiador interior. Va compuesto también por otras dos piezas fundamentales del circuito, que son las trampillas que canalizan el aire por el interior del calefactor con la ayuda del ventilador, que es el que fuerza la circulación del aire. Cuando se solicita calor, manualmente se abre el grifo (si lo incorpora) o la trampilla de canalización y se dirige el aire hacia la salida deseada. Si deseamos subir más la temperatura, hay que poner en marcha el ventilador eléctrico que está situado delante del radiador a la velocidad deseada.
  2. Automáticos. Este tipo de sistema son los más modernos y también muy variados. La manera de obtener el calor y su funcionamiento - salvo en algunas excepciones como los vehículos eléctricos- es muy parecido al de los sistemas antiguos, pero tienen una diferencia fundamental: todas las acciones se realizan de manera automática, es decir en modo auto, tan solo seleccionando la temperatura que deseamos. De este modo, un módulo electrónico controlado por microprocesador verifica las condiciones climáticas del interior y del exterior del vehículo y en función de ellas adapta los elementos para conseguir los valores de confort que hemos solicitado.
  3. Calefactores eléctricos. Este tipo de sistema ha supuesto un cambio sustancial en los sistemas de calefacción ya que muchos de estos utilizan calefactores eléctricos para obtener calor rápidamente sin tener que esperar a que el motor se caliente.

Y si necesitas un buen seguro de coche, nosotros te asesoramos para que encuentres las coberturas que necesites y mejor se adapta a tus necesidades por el mejor precio posible.