El coche es uno de los vehículos más utilizados en el mundo y en cada casa por lo menos hay uno disponible. Es un medio de transporte muy cómodo y útil pero, como todas las cosas materiales, pueden sufrir roturas, golpes e incluso incendios.

Que se incendie un coche es una situación algo inusual pero cabe la posibilidad de que un día tu coche pueda quemarse.

 

¿Cuáles son las posibles advertencias que debemos tener en cuenta para evitar que nuestro coche se incendie?

- Fusibles que se queman repetidamente.

- Aceite derramado debajo del capó debido a un cambio de aceite.

- Fugas de aceite u otros fluidos debajo del vehículo.

- Cables rotos o sueltos, o cables con metal expuesto.

- Sonidos muy fuertes del sistema de escape.

- Cambios rápidos del nivel de combustible, del nivel de aceite, o de la temperatura del motor.

- Ausencia del tapón del aceite.

- Mangueras sueltas o rotas.

 

Debemos hacer revisiones periódicamente de nuestro vehículo y cuidarlo para que no tengamos sustos ni malas experiencias como esta.

Pero, ¿Y si me ocurre a mi? ¿Qué debo hacer y qué pasos tengo que seguir ante esta situación?

Lo primero que nos vendría a la cabeza es “el seguro” pero, no tiene que calmarte tener el seguro de coche en regla si no tienes contratado los extras o garantías ante estos sucesos.

 

Por lo tanto, la respuesta a si lo cubre el seguro, será afirmativa siempre y cuando hayamos contratado la garantía de incendio.

Cada aseguradora ofrece siempre la posibilidad de ampliar las garantías básicas de los seguros de un automóvil. En nuestro caso, el tipo seguro de coche que se refiere es al de “A terceros básico”  que te garantiza:  Seguro responsabilidad civil obligatoria y cubre todos los daños a terceras personas, tanto materiales como corporales producidos debido al uso y circulación del vehículo, y también incluye asistencia en carretera. Obligatorio por ley para poder circular.

Y siempre tienes la posibilidad de ampliarlo con la contratación de otras garantías como robo, incendio, daños propios del vehículo, reparación de lunas, etc.

Hay que tener en cuenta que todo depende de las condiciones generales que cada compañía tenga para cada producto.

 

¿Tengo que contratar obligatoriamente el seguro a todo riesgo?

 

No es necesario, aunque sí que es aconsejable si tu coche es nuevo o si su uso es constante. Como hemos mencionado anteriormente, la cobertura de robo y de incendio son un “extra” que añadir. Se puede contratar sin la necesidad de contratar la garantía de rotura de lunas.

El Corte Inglés Seguros están encantados de asesorarte sobre cualquiera de nuestros productos y sus coberturas en detalle o resolverte cualquier duda relacionada con tu seguro de coche mediante nuestro servicio de atención al cliente o visitándonos en nuestras oficinas.

Esta garantía la encontraremos en muchos aseguradores, que ofertan un producto intermedio entre el paquete más básico de coberturas y el producto de seguro más completo. Sus nombres son muy variados, pero este producto intermedio suele incorporar las mencionadas garantías de robo e incendio.

En El Corte Inglés Seguros se llama “A terceros ampliado”. Este presenta las mismas coberturas que el seguro a terceros básico, pero incluyendo las coberturas anteriormente nombradas y, además, la rotura de lunas.

 

¿A quién tengo que reclamar?

Esta es la pregunta que se planteará nuestro asegurador o nos plantearemos nosotros mismos en caso de no tener el vehículo con la garantía de incendios.

En ocasiones es fácil determinar la causa inicial e identificar a la persona responsable. En otras resulta mucho más complicado. A continuación te exponemos diferentes ejemplos de otras causas de origen;

 

-       Puede tratarse de un incendio iniciado fortuitamente en otro vehículo estacionado cerca del nuestro que ha resultado alcanzado por las llamas. El vehículo en el que se inició el incendio deberá contar con un seguro de responsabilidad civil que cubra estas circunstancias.

-       No olvidemos que también puede ser nuestro vehículo el que inicie el incendio. En este caso, será nuestro seguro de responsabilidad civil el que responderá de los daños que causemos a otros vehículos estacionados junto al nuestro. Pero nuestros daños solo estarán asegurados si contamos con una cobertura de incendios.

-       El incendio puede tener su origen en otra fuente distinta a un vehículo (un edificio, por ejemplo). Se tratará de localizar al propietario del bien en el que se inició el incendio y presentar la reclamación que corresponda.

-       Puede tratarse de un acto vandálico. En este caso, si no gozamos de seguro de incendios, las esperanzas de ser indemnizados se reducen en alto grado. En primer lugar será necesario que se identifique al responsable y en segundo lugar, que el personaje cuente con patrimonio suficiente para responder de los daños causados.

-       Si el vehículo está aparcado en un estacionamiento público con explotación mercantil en el que se abona un precio para disfrutar de derecho a aparcamiento. En este caso existe un deber de custodia, que genera una responsabilidad del explotador del negocio de restituir el vehículo en el estado que le fue entregado con sus accesorios fijos (Artículo 3 de la Ley 40/2002, de 14 de noviembre, reguladora del contrato de aparcamiento de vehículos).

-       Hay que tener presente que este deber de custodia no existirá en aparcamientos como los de las comunidades de propietarios, viviendas particulares o los cedidos gratuitamente por las superficies comerciales, salvo que el incendio se originara en las propias instalaciones.

-       Tampoco existirá deber de custodia en los estacionamientos de la vía pública en los que debe abonarse una tasa para disfrutar del mismo (zona azul, verde, etc.)

 

La conclusión es evidente: si tenemos el vehículo asegurado de incendios, nos ahorraremos bastantes complicaciones y seremos indemnizados. Consulta con nuestros asesores especializados. Te ayudarán a conseguir el mejor precio para tu póliza con la calidad y seguridad de El Corte Inglés.