Cuando te subes al volante las tonterías deberían de acabar. Mucha gente no se da cuenta de lo peligroso que es conducir y la seriedad que merece realizar esta acción.

Aunque en este artículo vamos a hablar sobre aquellas sanciones, que además de tener que abonar un importe económico conlleva la pérdida de puntos, lo más importante es conducir de forma adecuada para no poner en riesgo nuestra vida ni la de los demás en la carretera.

Debemos de distinguir tres tipos de infracciones: leve, grave y muy grave.

La Ley sobre tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial de circulación dictamina que, dependiendo de la velocidad a la que circules por encima del límite, podrán no quitarle puntos, o perder 2, 4 o 6 puntos.

Toma nota:

-En ciudad, en las zonas limitadas a 30km/h, te empezarán a quitar puntos si circulas a más de 51km/h. En zonas limitadas a 50 km/h, perderás dos puntos si superas los 71 km/h y los seis puntos si circulas 91km/h o más.

-En las vías secundarias donde se puede circular a un máximo de 90km/h, pasarán de perder puntos si circulas a más de 120km/h.

-Respecto a las autovías y autopistas, la velocidad genérica es de 120km/h, a partir de los 151km/h perderás dos puntos, y a partir de 181km/h perderás seis puntos.

-Si superas un 1km/h el límite de velocidad establecida ya implica una multa de 100 euros. Que puede ser solamente 50 euros si se paga con antelación y sin retirada de puntos.

-Otras infracciones al volante importantes: los vehículos que lleven instalados inhibidores de radar u otros dispositivos de este estilo se considera una infracción muy grave, la cual se sanciona con 6000 euros y la pérdida de 6 puntos.

-La conducción con tasas de alcohol superiores a las reglamentarias serán sancionadas con multas de 500 euros y 6 puntos. Y la conducción con presencia de drogas en el organismo se sanciona con multas de 1000 euros y 6 puntos.