Durante 2012, la UE redujo sus emisiones de gases de efecto invernadero un 1,3% y ya acumula un recorte del 19,2% respecto a los niveles de 1990, según los datos de la Agencia Europea de Medio Ambiente, una cifra muy cercana al objetivo del 20% previsto para 2020.

España disminuyó sus emisiones un 1,5% el año 2012, ligeramente por encima de la media comunitaria. Todos estos datos están incluidos en el informe sobre las emisiones de gases de efecto invernadero en la UE durante 2012, cerrado y remitido a Naciones Unidas. Las emisiones se han reducido en 1.082 millones de toneladas en la UE desde 1990, cifra que supera las emisiones combinadas de Italia y Reino Unido.

Los niveles alcanzados permiten a la EEA asegurar que la UE está en el camino correcto para alcanzar los objetivos de disminución de emisiones de cara a reducir el efecto invernadero que se fijó para 2020. No solo eso: las cifras ponen de manifiesto que los 15 países europeos que se comprometieron en el Protocolo de Kioto a contener sus gases para reducir el efecto invernadero han cumplido de sobra su meta conjunta: emitir en conjunto un 8% menos que en 1990.

Tras varios años de descenso, en 2012 los registros muestran una caída de las emisiones del 1,3% en toda la Unión con respecto a 2011. Si se compara con dos décadas atrás —1990, el año base para los cálculos de Kioto— Europa ha conseguido reducir un 19,2% sus emisiones.

La EEA recuerda que las emisiones cayeron en 2012 con respecto al año anterior por dos motivos: las reducciones en transporte e industria derivadas de la crisis económica y la creciente proporción de energía que se produce a partir de fuentes renovables.

El sector más sucio: transportes

El sector que más preocupa a los responsables europeos de cara a reducir el efecto invernadero es el transporte, de hecho, los informes de la Agencia Europea del Medio Ambiente sobre el cumplimiento del Protocolo de Kioto y sus compromisos de disminución de emisiones muestran que los gases de efecto invernadero se redujeron en la mayoría de los sectores entre 1990 y 2012, “con la notable excepción del transporte”.

Las emisiones del transporte crecieron de forma paulatina entre 1990 y 2007, pero descendieron en los cinco años siguientes. El transporte por carretera supone la segunda mayor fuente de emisiones en la UE: el 18% del total en 2012.