Desde abril ya es posible encontrarte en la carretera con un megacamión, inmensos tráileres de transporte de hasta 25,25 metros de longitud y 60 toneladas de peso. En este caso, ¿sabrías qué hacer en caso de adelantamiento?

Estos vehículos siempre deberán ir por autopistas y autovías, con la autorización adecuada, permitiéndose desplazamientos de tan solo 50 km por carreteras convencionales de doble sentido para acercarse o salir de sus puntos de destino: centros logísticos o polígonos industriales.

Tampoco podrán circular cuando existan condiciones meteorológicas adversas que supongan un riesgo para la circulación, como es una visibilidad menor de 150 metros o niveles rojo o naranja debido a la fuerza del viento.

Pero, ¿sabemos qué hacer si nos encontramos con un megacamión? Desde Formaster, Asociación de Empresas Formadoras en Seguridad Vial, ofrecen unas pautas a todos los conductores para que sepan cómo actuar:

En primer lugar, no debemos ponernos nerviosos, actuaremos como si estuviéramos ante cualquier otro vehículo pesado.

Otra premisa importante, es guardar la distancia de seguridad, y más, si circulamos detrás de ellos, pues la visibilidad queda notablemente reducida.

El mayor riesgo se encuentra en los adelantamientos. Si este tiene lugar en una vía de doble sentido, debemos aumentar la precaución y solo adelantar si la visibilidad es buena. Y, si hay ráfagas de viento lateral, se debe recordar que, como todo vehículo de gran volumen, nos hace de pantalla con el viento procedente tanto de derecha como de izquierda. Por ello, al ponernos en paralelo en un adelantamiento con viento fuerte procedente de la derecha, la tendencia es que nos aproximemos al vehículo (por lo que debemos rectificar de forma ligera y no con bandazos nuestra dirección).

Los megacamiones, por el peso y volumen que transportan, tienen mayor tiempo de reacción de aceleración, por lo que ante una incorporación a una vía, tardarán en coger la velocidad de crucero más que cualquier otro vehículo. Por eso, es necesario facilitarles, en la medida de lo posible, la maniobra.

Estos vehículos tienen una velocidad máxima de 80 km/h. En tramos de fuerte pendiente ascendente, debemos ser conscientes de que en muy poco espacio de tiempo llegaremos a su altura. Por lo que nos anticiparemos a esta situación para no realizar una frenada brusca.

Cuando un megacamión quiera realizar un giro, va a necesitar mayor espacio que uno convencional. Si el giro se va a realizar a la derecha, el megacamión se abrirá hacia la izquierda para poder hacerlo correctamente y al revés ante un giro a la izquierda. Tenemos que pensar que muchas de las intersecciones, cruces y rotondas no han sido diseñadas para la circulación de estos vehículos pesados por lo que pueden invadir un poco nuestro carril.

Artículo patrocinado por Fénix Directo