La seguridad sobre la moto es la principal preocupación para todos los amantes de las dos ruedas. Los motoristas son más vulnerables y es importante que tomen todas las precauciones necesarias para garantizar su protección. Entre estas precauciones, además de conducir de una manera prudente y responsable, los motoristas deben atender al estado de su vehículo.

Hoy vamos a centrarnos en un elemento básico para un funcionamiento eficaz de la moto: los frenos. 

¿Cuáles son los síntomas del mal estado de los frenos de tu moto? Toma nota y trata de repararlos lo antes posible si detectas alguno de los síntomas que te vamos a mostrar a continuación:

  • Si notas que debes apretar con más fuerza de lo habitual la manilla o el pedal de freno para que tu moto frene de forma eficaz, es posible que las pastillas estén desgastadas.
  • Si notas vibraciones al accionar los frenos de la moto puede ser síntoma de que las ruedas estén mal equilibradas o con falta de presión, pero también puede ser síntoma de que algo falla en el sistema de frenado de tu moto.
  • Escuchar un chirrido cuando accionas los frenos de tu moto puede ser síntoma de que existe un desgaste de las pastillas, de que se ha introducido algún elemento entre la rueda y las pastillas que está provocando el ruido o de que algo falla en el sistema de frenado. Ante un ruido extraño acude al taller para garantiza tu seguridad sobre la moto.
  • Si notas que al apretar la manilla esta no ofrece ninguna resistencia y se aproxima demasiado floja al manillar debes cerciorarte de que el nivel de líquidos de frenos y el sistema de presión del circuito de frenos son correctos.

De nada sirve escoger un casco para la moto de calidad, protegernos con todo el equipamiento completo ni conducir de forma responsable cuando queremos realizar cualquier escapada en moto, si la máquina no es capaz de responder de forma eficaz ante cualquier situación surgida durante el trayecto debido al mal estado de alguna de sus piezas.

Las revisiones periódicas de tu moto son imprescindibles y no debes dejarlas. Un chequeo completo del estado de tu moto cada año te permitirá comprobar si existen fallos tanto en el sistema de frenado de la motocicleta como en cualquier otro elemento básico para su funcionamiento y tu seguridad a la hora de conducir la moto. De ello depende tu seguridad y la del resto de ocupantes del vehículo. En el caso de los frenos, una buena frenada puede salvarte a tiempo de un choque o accidente.