Con la llegada de las bajas temperaturas y las condiciones climatológicas adversas, hay que extremar las precauciones y preservar la seguridad al volante.

Los neumáticos son elementos importantes a la hora de preservar dicha seguridad, ya que se adaptan a las duras condiciones que presenta esta estación del año en las carreteras.

Existen algunos trucos para cuidar tus neumáticos en invierno y que debes tener en cuenta si los instalas en tu vehículo. Siguiendo estas recomendaciones lograrás que su efectividad sea máxima y que duren en perfecto estado mucho más tiempo. Toma nota:

  • Si optas por el uso de este tipo de neumáticos de invierno, lo primero que debes hacer es instalarlos correctamente. Debes cambiar el juego completo, es decir, los cuatro. Si alternas dos neumáticos de invierno con dos neumáticos normales, su efectividad se verá reducida y puede que se cree inestabilidad en las frenadas.
  • Si montas neumáticos de invierno un año y luego los quitas para instalar neumáticos normales durante el periodo estival, recuerda al año siguiente volver a instalar los de invierno siempre en la misma dirección y posición en la que rodaron anteriormente.
  • A bajas temperaturas, la presión de los neumáticos descenderá con más facilidad. Por ello, en invierno, vigila con regularidad la presión de tus neumáticos. Si no es correcta, la funcionalidad de los mismos se verá reducida, algo que puede poner en peligro tu seguridad durante la conducción.
  • Cuidar el desgaste de nuestros neumáticos de invierno, depende, en gran medida, de nuestro modo de conducir. Evita la conducción brusca, con acelerones repentinos y frenadas demasiado marcadas. Procura conducir con suavidad, acelerando y frenando de forma gradual. Evita los volantazos.
  • La durabilidad de los neumáticos de invierno es mayor que la de los neumáticos normales, por lo tanto, los podrás reutilizar de un año para otro. Vigila que la profundidad de su dibujo cumple los parámetros recomendados y, al guardarlos o almacenarlos, protégelos con alguna funda que evite el efecto de la humedad, el frio o el calor directamente en la goma. Procura que ningún objeto los aplaste o los roce durante su periodo de almacenamiento.

Cuando las temperaturas son inferiores a los 7°C, es recomendable el uso de este tipo de neumáticos. No dudes en instalarlos y en vigilar su mantenimiento siguiendo todos estos trucos para cuidar de tus neumáticos de invierno. Tu protección frente al volante aumentará durante estos meses de más frío.

Artículo patrocinado por Fénix Directo