Cada vez más personas son conscientes de la utilidad de los alcoholímetros portátiles.

Estos medidores de la tasa de alcohol en sangre están viviendo un momento de auge, ya que pueden evitar mucho accidentes y salvar miles de vidas cada año y debido también a la severidad que muestra en los últimos tiempos la Ley de tráfico en las sanciones impuestas.

Todos sabemos que mezclar el alcohol con la conducción puede ser una bomba explosiva de trágicas consecuencias. Aun así, todavía hay muchas personas que no terminan de ver el peligro de situarse frente al volante con una copa de más. En general, esto ocurre por exceso de confianza en uno mismo. Cuántas veces habremos escuchado la frase -¡pero, si no he bebido tanto!- cuando hemos aconsejado a un amigo, conocido o familiar que no conduzca.

Precisamente, la utilidad de los alcoholímetros portátiles consiste en que ofrecen un dato real de la cantidad de alcohol que hay en tu sangre. Y este dato lo ofrece de una forma casi instantánea, sencilla y cómoda.

Hay muchas ocasiones en las que, al no haber ingerido demasiado alcohol, dudamos de si superamos la tasa de alcohol permitida o no. La utilidad de los alcoholímetros portátiles reside en que nos saca de dudas en apenas unos pocos segundos.

Otra de las ventajas de los alcoholímetros portátiles es su tamaño. Hay multitud de modelos muy cómodos de transportar, incluso, a modo de llavero. Los últimos modelos pueden hasta conectarse con los smartphones y no precisan de una boquilla por la que soplar para que funcionen.

La utilidad de los alcoholímetros portátiles en el caso del sector más joven de la población es indiscutible, ya que la juventud es una etapa de la vida en la que las personas somos menos conscientes de los peligros y solemos actuar de una forma más impulsiva. Un alcoholímetro portátil en manos de un grupo de jóvenes puede servir de divertimento cuando beben, pero entre risas también aporta un dato verídico de su tasa de alcohol en sangre. Siempre puede haber alguien que, ante tal dato, sepa advertir a su amigo del peligro que corre al volante si supera la tasa permitida.

Aunque sólo sea pensando en la multa y no en el peligro real como es perder la vida, si frena el impulso de conducir bebido, la utilidad de los alcoholímetros portátiles quedará demostrada en ese momento.

Artículo patrocinado por Fénix Directo