Viajar en caravana es una opción cada vez más valorada por viajeros de todo el mundo y cada vez más por los españoles ya que poco a poco, nos vamos dando cuenta de la libertad que otorga este tipo de alojamientos móviles, así como de comodidad ya que llevamos todo lo necesario siempre con nosotros y no tenemos que regresar siempre al mismo lugar para asearnos, comer o dormir. ¡Ahora somos nómadas! Estar varios días en un mismo destino nos tiende a aburrir, no nos conformamos, ¡queremos verlo todo!

A parte, la falsa creencia de que viajar en caravana es más barato parece que se ha ido dejando de lado. En la mayoría de los casos se alquilan en empresas especializadas y, en proporción, contando con todos los gastos, suele salir igual que un hotel o quizá un poco más. Esa es la realidad, pero, la libertad también tiene un precio.

Algunas de las muchas ventajas de viajar en caravana son:

  • Estás más en contacto con la naturaleza
  • Pasas más tiempo con tus acompañantes.
  • Disfrutas del camino y no solo del destino.
  • Si un día quieres dormir en un lugar diferente puedes practicar glamping.
  • Te olvidas un poco de la planificación, si ves un lugar que te interesa visitar de camino a otro destino paras y lo disfrutas, sin dar explicaciones.
  • Comes tu propia comida y, si estás a dieta, evitarás las tentaciones de los hoteles.
  • Duermes en lugares inaccesibles, mágicos.
  • Conoces a multitud de personas que viajan igual que tú, ¡se hace mucha hermandad! A fin de cuentas, de eso se trata, las vacaciones son para crear futuros recuerdos.
  • Tendrás 1.000 anécdotas para contar a la vuelta.
  • Si viajas en caravana con niños, deberías saber esto.
  • Querrás repetir, siempre.

Eso sí, evita imprevistos asegurándote que tanto si es alquilada como comprada tenga un buen seguro que os proteja a todos, así como al resto de conductores. ¡Felices vacaciones! Ya nos contarás a la vuelta…