El blog de los seguros de El Corte Inglés

¿Por qué me duele la cadera?

¿Por qué me duele la cadera? Enfermedades

A todos nos puede doler la cadera, pero es un comentario (que a veces llega al nivel de queja) bastante común entre el género femenino, sobre todo a partir de determinada edad.

¿Te duele a ti la cadera? Como ocurre con otros tipos de dolor crónico, las mujeres tienden a experimentarlo más que los hombres. Pero debido a que este dolor en concreto puede ser causado por el desgaste, el uso excesivo y/o algunas otras causas, determinar cuál es la correcta es la clave para obtener el mejor tratamiento, aunque los mencionados suelen ser los culpables más comunes.

 

Cuando le digas a tu médico que te duele la cadera, lo primero que se debe hacer es confirmar que la cadera es realmente el problema. Las mujeres pueden decir que tienen “dolor de cadera”, cuando lo que quieren decir es que tienen dolor “en el costado de la parte superior del muslo” o “la parte superior de la región glútea”, u otras veces, pueden estar experimentando dolor lumbar. El dolor de cadera a menudo se percibe en la ingle o en la parte exterior de la cadera, directamente sobre el lugar donde se encuentra la articulación de la cadera (que es una articulación con forma esférica). 

 

Al consultar al especialista por un dolor en la cadera, este considera la edad, la constitución y el nivel de actividad del paciente. Si estamos hablando de un corredor delgado de 20 años o de una persona de 80 años, con sobrepeso y vida sedentaria, las primeras posibilidades en las que el doctor pensará serán diferentes.

 

Entre las causas más comunes de dolor de cadera en mujeres se encuentran:

 

-Artritis. La causa más común del dolor crónico de cadera en las mujeres es la artritis, particularmente la osteoartritis, un tipo de desgaste que afecta a muchas personas a medida que envejecen: la articulación esférica a la que antes nos referimos comienza a desgastarse. El dolor de artritis a menudo se nota en la parte delantera del muslo o en la ingle y esto es debido a la rigidez o hinchazón de dicha articulación.

-Fracturas de cadera. Las fracturas de cadera son más comunes en mujeres mayores, especialmente aquellas con osteoporosis, que es la disminución de la densidad ósea. Los síntomas de una fractura de cadera incluyen dolor intenso en la cadera o zona pélvica, cardenales o hinchazón en la zona, incapacidad para soportar peso sobre esa pierna o dificultad para caminar.

-Tendinitis y bursitis. Muchos tendones alrededor de la cadera conectan los músculos a la articulación. Estos tendones pueden inflamarse fácilmente si se usan en exceso o si participamos en actividades que requieran un esfuerzo importante. Una de las causas más comunes de tendinitis en la articulación de la cadera, especialmente en los corredores, es el síndrome de la banda iliotibial: la banda iliotibial es el tramo grueso de tejido que se extiende desde el borde externo de la pelvis hasta el exterior de la rodilla.

-Otra causa común de dolor de cadera en las mujeres es la bursitis: sacos llenos de líquido (bursas) protegen la parte ósea de la cadera que está más cerca de la superficie. Al igual que los tendones, estos sacos pueden inflamarse por la irritación o el uso excesivo y causar dolor cada vez que se mueve la articulación de la cadera.

-Hernia. En el área de la ingle, las hernias femorales e inguinales, a veces denominadas hernias deportivas, pueden causar dolor de cadera anterior en las mujeres. Durante los embarazos, se puede ser susceptible a las hernias inguinales debido a la presión adicional que se soporta en la pared del abdomen.

-Problemas ginecológicos y de espalda. El dolor de cadera en las mujeres puede tener también causas ginecológicas, así que es importante no asumir simplemente que el dolor está provocado por una artritis, bursitis o tendinitis. Dependiendo de la edad y otros problemas de salud, el dolor en la cadera podría aparecer por algún otro motivo.

 

La endometriosis puede causar sensibilidad pélvica, que algunas mujeres han descrito como dolor de cadera.

El dolor de espalda y columna también se puede referir y notar alrededor de nalgas y cadera o por esa zona; la ciática puede causar dolor en la parte posterior de la cadera: el dolor de la ciática puede comenzar en la parte inferior de la espalda y “viajar” hacia glúteos y piernas.

En muchas ocasiones, nos cuesta señalar exactamente dónde está el dolor que sentimos, ya que este puede irradiarse a otras zonas y esto dificulta que podamos explicar con claridad lo que nos duele y ampliemos involuntariamente nuestra zona de dolor.

 

El tratamiento para el dolor de cadera depende del diagnóstico, pero el dolor causado por el uso excesivo o las lesiones deportivas a menudo se trata con calor, reposo y medicamentos antiinflamatorios de venta libre. Todos los médicos deportivos insisten en que, para prevenir lesiones, es importante estirar antes de hacer ejercicio y usar ropa adecuada, especialmente si hablamos de las zapatillas que utilizamos para correr.

 

Si determinadas actividades o muchas repeticiones nos provocan dolor de cadera, dejemos las que agravan el malestar y llamemos al médico. El exceso de peso puede ejercer presión sobre la articulación de la cadera, por lo que perder kilos puede aliviarnos y ayudar a evitar más problemas. Algunas causas de dolor de cadera, como fracturas o hernias, pueden requerir cirugías o reparación quirúrgica, así que mejor ser precavidos, cuidarnos y así evitar o retardar en el tiempo la aparición de estos molestos síntomas.

 

Artículos destacados

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.