Fibromialgia: cómo te puede ayudar un seguro de salud

La fibromialgia ha sido hasta hace pocos años esa gran desconocida dentro de las enfermedades con las que hay que aprender a convivir. Tu seguro de salud puede ayudarte si la padeces. Enfermedades

Calcula tu seguro de salud

Cada vez oímos hablar más en los medios de comunicación sobre la fibromialgia, pero ¿sabemos realmente de qué trata esta patología y cuál es su tratamiento, si lo tiene? ¿A quién afecta mayoritariamente y cuáles son sus síntomas más comunes? ¿El diagnóstico y tratamiento de la fibromialgia está cubierto normalmente por los seguros privados de salud o no? En este artículo, respondemos a todas las cuestiones relacionadas con esta enfermedad con la que el paciente ha de aprender a convivir prácticamente de por vida, ya que no existe una cura completa por el momento. 

La fibromialgia es una enfermedad de carácter crónico y no inflamatoria que afecta a músculos, tendones y ligamentos. Una vez se presenta la enfermedad, el paciente tendrá que hacer todo lo posible para mejorar su calidad de vida o aminorar -en la medida de lo posible- los síntomas, aunque, por el momento no existe una cura, sí existen tratamientos para hacer que la vida sea un poco más llevadera para los pacientes. Otra de las características fundamentales de esta afección es que las personas que la sufren tienden a sentir una percepción bastante anormal del dolor llegando incluso a ser mucho más sensibles al dolor que antes de padecerla o que otra persona que no la sufra. Ahí es donde reside la verdadera dureza de la fibromialgia, además de toda la sintomatología asociada, tanto de carácter físico como psicológico. 

La fibromialgia es una patología que, según las últimas estadísticas, suele afectar más a las mujeres que a los hombres y tiene tal cantidad de síntomas aparejados que, en ocasiones, su diagnóstico (no siempre fácil) se traduce en un sinfín de pruebas y exploraciones para descartar otras enfermedades antes de dar con el diagnóstico final. De ahí que haya quien la denomine también como laenfermedad invisibleofantasma”. 

Una vez comiencen a notarse síntomas extraños, es conveniente acudir al médico de cabecera para que derive a un especialista, o solicitar una cita médica a través del seguro de salud, si ya tienes uno contratado.

El seguro de salud ¿cubre el tratamiento de la fibromialgia?

La fibromialgia puede convertirse en una “patología cara” debido a que su tratamiento, o tratamientos, son para toda la vida. Decimos tratamientos, porque, por regla general, los pacientes necesitan tanto ayuda psicológica como terapia física, siempre acompañada de algunos medicamentos que ayuden a amortiguar el dolor. En este sentido, un seguro privado de salud podría responder a algunas o varias de estas cuestiones, ya que estamos ante un tratamiento que implica distintos profesionales médicos y abordajes. Lo más recomendable sería disponer de un seguro de salud de asistencia sanitaria completa que nos permita compaginarlo con las prestaciones de la  la seguridad social, buscando con ello que el paciente tenga un seguimiento completo y una atención rápida y sin largas listas de espera. 

Por ejemplo, la compañía aseguradora Adeslas, en sus pólizas Plena, Plena Plus y Plena Vital, ofrece una cobertura específica de reembolso para tratamientos de podología y de fisioterapia y rehabilitación, según el alcance y limitaciones establecidos en las Condiciones Generales Particulares de la póliza. 

Cada compañía de seguros tiene unas políticas concretas de suscripción y pueden variar entre unas y otras, adicionalmente en algunos periodos del año, como los meses finales del año o la temporada estival, suelen lanzar promociones, por lo que es conveniente estar siempre alerta por si pueden beneficiarnos. Como no podemos generalizar y cada producto de asistencia sanitaria y cada compañía son distintas de las demás, si estamos interesados en la contratación de un seguro de salud para nosotros o nuestros familiares, lo más conveniente es sentarnos  con un asesor de seguros y que nos cuente las ventajas e inconvenientes de cada producto para formarnos una opinión con criterio y decidir conforme a ello.  

Por otra parte, cuando hay una enfermedad crónica es muy importante ser consciente del concepto de enfermedad preexistente para las pólizas de salud. Dicho mal y pronto, se trata de aquellas enfermedades que ya se tenían antes de solicitar la contratación de la póliza de salud. Recuerda que para la contratación de una póliza de salud, la compañía aseguradora te someterá a un cuestionario de salud que deberás contestar con veracidad.  Si has sido diagnosticado de alguna enfermedad o estás pendiente de la realización de pruebas médicas o de alguna intervención quirúrgica debes declararlo a la compañía aseguradora para que tenga constancia y pueda valorar el riesgo que está por aceptar.

¿Cuáles son las causas más frecuentes de la fibromialgia?

  • Los factores genéticos o hereditarios pueden hacer que un individuo tenga mayor predisposición que otro a padecerla. 
  • Factores derivados de alguna otra enfermedad. Al final, la clave de la fibromialgia reside en cómo el cerebro interpreta el dolor y esto puede venir derivado de cualquier otra infección viral. 
  • Factores externos como secuelas de un accidente o haber estado expuesto a situaciones estresantes durante un largo periodo de tiempo, o tener esa predisposición al estrés psicológico.

Síntomas más comunes de la fibromialgia

  • Fatiga en exceso, los pacientes se cansan con facilidad. 
  • Dolor continuado y persistente en cualquier parte del cuerpo o a nivel general que no tiende a disminuir con facilidad. 
  • Hormigueo, fasciculaciones o adormecimiento, principalmente de manos y pies.
  • Síndrome del intestino irritable o colon irritable. Aunque no lo creamos porque, a priori no se ven, las vísceras están sumamente conectadas a las emociones y, la fibromialgia tiene un carácter bastante emocional. 
  • Esta enfermedad puede derivar en otras como la ansiedad (exceso trágico y pesimista de futuro) o depresión (exceso de pasado, cansancio o apatía). 
  • Síntomas relacionados con la vejiga y trastornos en la orina así como dolores o cambios relacionados con el ciclo menstrual en el caso de la mujer. 
  • Bruxismo o trastorno de la articulación temporomandibular a causa de tener demasiada ansiedad o tensión en los músculos de la cara. 
  • Migrañas y sintomatología asociada a los dolores de cabeza y cuello.
  • Como era de esperar leyendo todo lo anterior, los problemas con el sueño no tardan en aparecer siendo necesario, en ocasiones, el uso de determinada medicación. En este tipo de enfermedades, el descanso es algo fundamental para poder afrontar una nueva jornada…

Aunque hayamos tratado de explicar de una forma breve todo lo que rodea a la fibromialgia, cada caso es diferente y conviene que sean los especialistas médicos, los encargados de dar todos los consejos y pautar los tratamientos necesarios… No debemos olvidar tampoco a las personas acompañantes del paciente, éstas son muchas veces las grandes olvidadas y también sufren y en ocasiones mucho, especialmente de impotencia, en el acompañamiento al paciente en su dolor.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS