Seguro de salud para diabéticos

Si eres diabético...¿puedes contratar un seguro de salud? Descubrámoslo. Enfermedades
.

Calcula tu seguro de salud

La diabetes es una dolencia crónica que necesita atención médica con cierta continuidad y unos cuidados especiales. Para los diabéticos, contar con un seguro de salud es muy útil y casi esencial para garantizar que su enfermedad se maneja de forma efectiva y que tiene un futuro saludable por delante.

Uno de los aspectos fundamentales del día a día de un diabético son los medicamentos y suministros necesarios para el control diario de la enfermedad, como la insulina, las tiras reactivas o los medidores de glucosa, por ejemplo. Si ya contabas con un seguro de salud y ha aparecido la diabetes, el rápido acceso a las consultas del especialista te ayudará a ponerte al corriente de todo lo que necesitarás para llevar un seguimiento desde casa que complemente las acciones que se hagan en el centro médico. 

¿En qué puede ayudarte un seguro médico?

Si eres diabético y quieres cambiar tu póliza o hacerte una porque aún no disponías de ella, un buen primer paso será utilizar un comparador de seguros médicos, donde podrás ver las primeras pinceladas acerca de las coberturas y garantías que te ofrece cada póliza disponible. 

Después, lo más aconsejable es contactar con un experto en seguros que te ayude en la contratación y te explique más detalladamente los pormenores del seguro que hayas elegido, o dejarte aconsejar, puesto que quizás él sepa que hay otra póliza que te interesa más, dadas tus condiciones personales. 

Tendrás que rellenar un cuestionario de salud y el mejor consejo que puedes oír es que lo hagas con la mayor veracidad posible, porque si intentas ocultar alguna patología o circunstancia concreta, y una vez estés asegurado sale a la luz, podrías quedarte sin coberturas cuando más lo necesites, un contratiempo poco deseable, y más aún, en casos como el que estamos tratando hoy. Además, es necesario que lo hagas así porque, atendiendo a ese cuestionario y otras variables, se denegará, se aceptará con la limitación de algunas coberturas o se aceptará incondicionalmente tu entrada como asegurado en la compañía elegida.

Al fin y a la postre, será la aseguradora la que decida si eres apto para contratar un seguro de salud en los términos que se indiquen y si tú estuvieras conforme, serías el flamante nuevo asegurado de tu compañía. 

¿Se puede contratar un seguro de salud siendo diabético?

Una vez has contratado tu seguro médico, podrías acceder (atendiendo a los posibles periodos de carencia, si los hubiere) a las consultas de tu especialista sin necesidad de largas esperas, y desde ahí te harían el seguimiento que necesita tu patología. 

También podrías beneficiarte del resto de especialidades incluidas en el cuadro médico, ya que es muy importante cuidar todo el organismo una vez pasas a engrosar la cada vez más larga lista de diabéticos de nuestro país. Las citas con el oftalmólogo son muy importantes, ya que se sabe cómo afecta a la vista la diabetes, así que si es el caso, no lo dejes muy de lado y acude a los controles que te indicarán para hacerte revisiones regulares, donde te ayudarían si tuvieras que seguir algún cuidado específico.

Poder tener un seguro de salud siendo diabético supondría una ayuda importante en el manejo de esta patología

En caso de tener un seguro de salud siendo diabético, probablemente tendrías que hacerte revisiones rutinarias, donde pudieran monitorizar tu patología intentando así prevenir complicaciones a largo plazo. Las visitas a consulta, junto con las analíticas que fueran necesarias, son esenciales para poder evaluar la efectividad del tratamiento que se aplicase y poder ajustarlo cuando fuera necesario.

Puede que hubiera algún tipo de servicio que te enseñase a manejar tu enfermedad, y para saberlo, lo mejor es informarte con tu experto en seguros, que podría averiguar si hay alguna manera en que pudieras comprender mejor tu situación, aprender a adoptar hábitos de vida saludables, conseguir asesoramiento nutricional que te ayudase o conocer programas de ejercicio físico adaptado a tu patología.

En cualquier caso, en un seguro de salud se incluye la especialidad de endocrinología, donde podrían ayudarte en materia de alimentación y buenos hábitos. Todo ayuda a mantener los niveles de glucosa bajo control.

El acceso a urgencias también es importante cuando se cuenta con un seguro de salud. Hospitalizaciones y cirugías que puedan no esperar también podrían estar a tu alcance, lo que supone un extra de tranquilidad para aquellas personas que conviven con una patología crónica. 

La medicina preventiva es un campo al que cada vez se le da mayor importancia, ya que es notorio lo mucho que prevenir puede ayudar a que gocemos de buena salud. Si eres diabético, pregunta si tendría cabida que, en esta especialidad, te informasen sobre posibles vacunas recomendadas (si las hubiera) para evitar posibles infecciones que pudieran complicar una diabetes.

La realidad es que cuando la diabetes aparece, un seguro de salud proporciona un rápido acceso a los recursos y servicios necesarios para el mejor manejo posible de la enfermedad, permitiendo al diabético llevar una vida plena y con la seguridad de tener su salud en buenas manos.