¿Qué es la osteopenia y cuál es su tratamiento?

Osteopenia, el nombre de una enfermedad que probablemente solo hayan oído aquellos que la padecen. ¿Sabes a qué afecta? Descúbrelo con nosotros. Vida Saludable

Calcula tu seguro de salud

Los huesos del cuerpo humano están en constante evolución, además hasta mediana edad no dejamos de producir y desarrollar células nuevas llamadas osteoblastos. Al mismo tiempo, nuestro cuerpo absorbe de nuevo las células antiguas, denominadas osteoclastos, desechándolas.

Por tanto, a grandes rasgos podemos decir que la buena salud de nuestros huesos se basa en un equilibrio óptimo entre osteoblastos (células nuevas) y osteoclastos (células viejas). 

Ahora bien, los problemas ocurren a medida que:

  • Las células nuevas disminuyen con la edad. 
  • Las células antiguas aumentan con la edad.

Es cuando se rompe el equilibro entre ambos componentes cuando se da una desmineralización de la densidad ósea generando, en la mayoría de los casos, la osteopenia

La osteopenia indica una disminución leve de la densidad mineral ósea de los huesos por debajo de la media correspondiente a cada edad y, aunque no está considerada como enfermedad grave, en muchos casos se ha demostrado que quien la padece tiene más posibilidades de sufrir osteoporosis en el futuro. Por ello, los especialistas en salud ósea recomiendan revisiones periódicas, sobre todo una vez se alcanza determinada edad y, mucho más, si se comienzan a notar algunos síntomas de forma prematura. Como en todas las enfermedades, la prevención en estos casos también es útil. 

Se padece osteopenia cuando la densidad mineral está entre el 1 y el 2,4%

Muchos seguros de salud de los que existen hoy en día en el mercado ofrecen coberturas relacionadas con este tipo de patologías. Todo puede variar dependiendo del tipo de seguro contratado, así como de la compañía aseguradora. En estos casos, recomendamos realizar una comparativa de seguros médicos para dar con aquel que más se adapte a tus necesidades y estilo de vida. Se trata de una inversión en salud y, si aparece alguna patología como la que estamos tratando en este artículo, las visitas a tu médico pasarán a ser una constante a lo largo de tu vida. A mayores cuidados y revisiones personalizadas, mejor calidad de vida del paciente.

Causas más comunes de la osteopenia

Está demostrado que una mujer que está pasando o ya ha pasado la menopausia y que, además, tiene la piel blanca y una estatura y peso inferior a la media, tiene mayor riesgo de padecer osteopenia que una mujer de misma edad, pero con otras características físicas. 

Los hombres también pueden comenzar a mostrar signos de osteopenia cuando comienza a caer la producción de testosterona. A diferencia de las mujeres, la edad en la que suele aparecer en los hombres es más tardía, alrededor de los 60 años. 

Además, igual que sucede en otras patologías, los factores hereditarios también influyen considerablemente en la aparición de la osteopenia, así como elementos externos como, por ejemplo, fumar o haber sufrido alguna otra enfermedad cuya medicación haya afectado a los huesos.

Como siempre, la falta de ejercicio físico también puede ser causante de la aparición de la osteopenia o agravarla y algunos problemas relacionados con el metabolismo que dan lugar a la no absorción de vitaminas y minerales en el organismo, también pueden ser considerados como causas de la aparición de esta patología. 

Síntomas de la osteopenia

Esta es la parte más complicada, la osteopenia no presenta síntomas, es decir, el paciente se da cuenta que la sufre ya en una fase avanzada de este desgaste óseo y, en muchos casos, cuando ya se sufre osteoporosis

En la mayoría de los casos, la persona afectada se da cuenta tras haber realizado un chequeo médico dirigido a otra preocupación. Suele ser en estos casos en los que los profesionales alertan de que algo no está como debería estar en los huesos y que sería recomendable comenzar con un tratamiento para evitar que la cosa vaya a más.

Tratamiento de la osteopenia

Para tratar de aliviar los síntomas de la osteopenia, así como de frenar su progreso, habitualmente se recomiendan tratamientos ricos en calcio y vitamina D. Los grandes paseos al sol se convierten en grandes aliados, ya que es la mejor y más natural fuente de vitamina D a la que podemos acceder. Aun así, siempre hay suplementos vitamínicos en el mercado que nos pueden ayudar para mantenernos en niveles óptimos (siempre bajo supervisión médica). 

Otro tipo de tratamientos son los que requieren bifosfonatos, cuyo objetivo es el de aumentar la masa ósea tratando de disminuir la reabsorción de los huesos. 

Antes de cualquier tipo de tratamiento, el paciente tendrá que ser valorado previamente por un especialista y realizar tantas pruebas y análisis como el profesional requiera. 

Prevención de la osteopenia

Este tipo de dolencias de los huesos no se pueden curar, pero sí se pueden prevenir llevando un estilo de vida saludable, habiendo tenido un aporte correcto de calcio durante la infancia y juventud, no fumando ni tomando alcohol, etc. Los deportes acuáticos son muy recomendados para estos casos ya que suelen ayudar a ralentizar el avance en oposición a deportes bruscos para los huesos como salir a correr.

Una densitometría es una prueba que puede realizarse a través de tu seguro médico

Sin duda, la mejor actividad física para prevenir la osteopenia, así como infinidad de enfermedades a las que estamos expuestos en nuestro día a día es salir a caminar. No hay nada tan beneficioso para el ser humano y su salud física y mental como caminar. Cuarenta minutos al día pueden ser suficientes para hacernos vivir más y mejor. Se trata de una actividad sencilla y gratuita que todos podemos practicar, sin excusas, todos los días de nuestra vida. La pereza es enemiga de la salud y una caminata diaria puede convertirse en la mejor amiga de un estilo de vida saludable. 

La osteopenia no es dolorosa ni suele dar lugar a síntomas de ningún tipo. Normalmente, cuando se tiene constancia de ella es cuando ya hay síntomas más graves a consecuencia de la osteoporosis, como dolores o fracturas de huesos.

Una densitometría es una prueba que pueden realizarte a través de tu seguro médico, y que dará una idea clara de cómo están tus huesos. A partir de aquí, puedes cambiar tu estilo de vida para intentar ralentizar el avance de esta patología y evitar que se convierta en una osteoporosis. 

Adeslas, en alguna de las diferentes modalidades que encontrarás en su póliza Salud Individual, ofrece medios de diagnóstico especiales que incluyen la electrorradiología y la densitometría ósea que comentábamos más arriba.

Contar con un seguro que incluya pruebas diagnósticas y de prevención, que ponga a tu disposición los medios adecuados y con los últimos avances en este campo es fundamental para poder favorecer el diagnóstico y tratamiento posterior.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS