El blog de los seguros de El Corte Inglés

¿Cómo afecta a nuestro cerebro la falta de sueño?

Nuestro cerebro y la falta de sueño Vida saludable

No es ningún secreto que una buena noche de sueño te hace sentir genial. El sueño no solo le da a tu cuerpo tiempo para descansar y recargar las pilas, sino que también puede ser crucial ya que afecta a la capacidad de tu cerebro para aprender y recordar.

 

Durante el sueño, mientras el cuerpo descansa, tu cerebro está ocupado procesando información del día y formando recuerdos. Si tienes falta de sueño, corres el riesgo de desarrollar una serie de problemas de salud considerados graves, como hipertensión, obesidad o diabetes, y tu capacidad para aprender y retener nueva información puede verse afectada.

 

Es posible que esto no sea una novedad para cualquiera que haya pasado toda una noche preparándose para un examen o prueba importante, para encontrarse con que los hechos y las cifras que sabíamos a las 2 de la mañana, éramos incapaces de recordarlos al día siguiente. Sin un sueño adecuado, nuestro cerebro se nubla, nuestro juicio es deficiente y las habilidades motoras finas se ven obstaculizadas o ralentizadas.

 

El poder del sueño

 

Los estudios basados en las imágenes y el comportamiento continúan mostrando el papel fundamental que juega el sueño en el aprendizaje y la memoria. Quienes lo investigan creen que el sueño afecta al aprendizaje y a la memoria de dos maneras; y es que la falta de sueño afecta a la capacidad de una persona para concentrarse y aprender de manera eficiente, y que es muy necesario para consolidar un recuerdo y para que pueda ser recordado en el futuro.

 

Fabricando recuerdos

 

Hay diferentes tipos de recuerdos. Algunos se basan en hechos, como cuando recordamos el nombre de las capitales estudiando Geografía. Otros son episódicos, basados en eventos de nuestra vida, como el primer beso. Y algunos recuerdos son de procedimiento o instructivos, como cómo andar en bicicleta o tocar el piano.

 

Para que algo se convierta en un recuerdo, deben ocurrir tres hechos:

-Adquirir: aprender o experimentar algo nuevo.

-Consolidar: el recuerdo se estabiliza en el cerebro.

-Evocar: tener la capacidad de acceder a ese recuerdo en el futuro.

 

Tanto la adquisición como la evocación son funciones que tienen lugar cuando se está despierto. Sin embargo, los investigadores creen que el sueño es necesario para la consolidación de un recuerdo, sin importar el tipo de recuerdo que sea. Sin un sueño adecuado, nuestro cerebro tiene más dificultades para absorber y recordar la información nueva.

 

El sueño hace algo más que ayudar a agudizar la mente. Ya hemos adelantado que el factor sueño también afecta a los reflejos físicos, la motricidad fina y el juicio. Un estudio mostró que los participantes privados de sueño eran más tendentes a pensar que tenían razón cuando, en realidad, estaban equivocados.

Otros estudios que trabajan con pruebas de memoria demuestran que después de una sola noche de sueño, o incluso de una siesta, las personas se desenvuelven mejor, ya sea en una prueba, en un examen, en la oficina, en el deporte o con instrumentos musicales.

 

¿Qué sucede cuando duermes?

 

Los científicos no saben exactamente cómo el sueño mejora la memoria, pero parecen estar involucrados el hipocampo y el neocórtex del cerebro, la parte donde se almacenan los recuerdos a largo plazo. Se cree que durante el sueño, el hipocampo reproduce los eventos del día y le sigue el neocórtex, donde se revisan y procesan los recuerdos, ayudándolos a mantenerse a largo plazo.

 

Los investigadores continúan trabajando sobre las etapas del sueño implicadas en la creación de ciertos tipos de recuerdos. Algunos estudios han demostrado que algunos recuerdos se estabilizan durante la fase del sueño REM, el momento en que sueñas. Otros han concluido que determinados recuerdos se fijan con mayor frecuencia durante el sueño profundo de ondas lentas. Los científicos están cada vez más cerca de comprender qué le hace el sueño a nuestro cerebro, pero aún quedan muchas preguntas por responder.

 

Lo cierto es que el sueño es una necesidad biológica; lo necesitamos para sobrevivir. Desafortunadamente, hoy en día, pocos de nosotros podemos dormir lo suficiente para funcionar mejor. Los expertos nos recomiendan que los adultos durmamos de siete a nueve horas cada noche y lo cierto es que mantener un estilo de vida saludable, que incluya un sueño de calidad -aunque no sea posible todas las noches- sí debería ser al menos nuestro objetivo.

 

Artículos destacados

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.