Durante los momentos más severos de la pandemia se nos han dado indicaciones de cómo debemos actuar para evitar contagiarnos y de las medidas de higiene que tenemos que tener.

Desde las diferentes administraciones públicas españolas se nos ha ido indicando como debemos limpiar y desinfectar las superficies de nuestros hogares y ahora de los espacios públicos.

Aunque el nuevo coronavirus COVID-19 se transmite de persona a persona por las secreciones respiratorias (pequeñas gotas) que generan la tos o el estornudo, se sabe que el virus también puede depositarse en las superficies de los enseres y espacios habitados, donde puede sobrevivir durante un periodo de tiempo.

Una de las dudas nos surge sobre la limpieza de determinadas prendas del hogar: las sábanas.

Como sabrás, los ácaros y las bacterias suelen acumularse en las sábanas y la ropa de cama, por ese motivo es necesario cambiarlas de forma habitual. Lo recomendable es que hagas este ejercicio de limpieza una vez por semana, pero si en la situación actual tras pasar la pandemia y comenzar a salir más, si cambias las sábanas cada cuatro días mucho mejor. Toda precaución es poca a la hora de evitar la COVID-19 y cuidar tu salud.

Procura no sacudir las sábanas cuando las quites. Si puedes guardarlas en una bolsa hermética y la llevas al cesto de la ropa sucia. Siguiendo estas precauciones, evitarás que las bacterias queden suspendidas en el aire y alcancen otras estancias de la vivienda.

En el caso de que en tu vivienda estés a cargo de una persona que ha contraído el coronavirus, debes extremar las medidas de higiene. Las recomendaciones que se hacen al respecto es cambiar las sábanas cada tres días. Cuando tengas que limpiar la habitación del enfermo, ponte guantes desechables y mascarilla y abre la ventana de la habitación para que ventile. Coloca las sábanas que has retirado de la cama en una bolsa bien visible y distinta del resto de las que tengas en casa. Recuerda que cuando hayas finalizado debes quitarte los guantes sin tocar el exterior de los mismos, lávate las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos.

¿A qué temperatura lavo las sábanas?

Como norma general, debes lavar las sábanas con agua a una temperatura de 90º. Ten en cuenta que el agua fría solo elimina el 6% de las bacterias y que en este entorno es más fácil que sobreviva el coronavirus. La mejor forma de lavar estas prendas es introducirlas una por una para evitar que, después del lavado, queden apelmazadas y procura no meter en la lavadora demasiada ropa porque es posible que no queden limpias del todo.

Procura no mezclar las sábanas con la ropa de vestir ni con las toallas. El motivo no es otro que, especialmente las toallas, provocan fricción en el tejido de las sábanas durante el ciclo de lavado y, lo que ocasiona es que se desgasten más rápido. Además, ten cuidado con las prendas que mezclas ya que, si lavas las sábanas con otras prendas de color, se pueden decolorar.

En el caso de lavar las sábanas de una persona infectada de COVID-19 se debe hacer una colada independiente y lavarla con jabones o detergentes habituales a 60-90 ºC y dejar que se seque completamente.

Cuando ya tienes lavadas y húmedas tus sabanas, sécalas en el tendedero, o en su defecto en la secadora. Las sábanas blancas es mejor tenderlas al sol y las de color deben estar en una zona donde no las dé el sol directo para evitar que los rayos de luz eliminen poco a poco sus tonos.

Además, tender las sábanas al sol tiene otra ventaja: es ecológico y no gastas energía.