¿Cubre el seguro de hogar la rotura de la bañera?

Se te ha roto la bañera. Una vez superado el susto inicial, ¿sales corriendo a encargar una nueva? Quizá esté cubierta por tu seguro de hogar. Seguridad en el Hogar

Cuando contratamos un seguro de hogar siempre lo hacemos convencidos de que hemos elegido la mejor opción y de que nos cubrirá ante todo imprevisto y desperfecto que ocurra. Sin embargo, muchas veces no leemos toda la letra pequeña referente a las inclusiones y exclusiones y cuando ocurre un incidente en casa nos echamos las manos a la cabeza porque resulta que el seguro no se hace cargo del arreglo. Este suele ser el caso de las roturas materiales accidentales que se producen en objetos de uso cotidiano de nuestra casa. Por ello, para determinar qué cubre nuestra póliza y qué no, debemos examinar la letra pequeña detenidamente. Entonces y en referencia al tema que da título al post, ¿cubre el seguro de hogar la rotura de la bañera

La bañera es un elemento sanitario que puede estar cubierto por tu seguro, dependiendo de las condiciones de tu póliza

Comencemos por el principio. Cuando contratamos un seguro de hogar podemos asegurar dos partes de nuestra vivienda por un valor determinado: el continente y el contenido. El continente es el armazón, es decir, la estructura de nuestra casa: los suelos, paredes, instalaciones de electricidad y de agua; y el contenido, los bienes que tenemos dentro de la vivienda. Como hemos dicho podemos asegurar las dos partes, pero también sólo una de ellas o ninguna. Además, hay otro aspecto importante que podemos asegurar y es la posibilidad de que cometamos daños a un tercero en caso de que ocurra algún incidente en nuestra vivienda. Es lo que se denomina responsabilidad civil

Aclaramos que, por lo general, el seguro de hogar no es obligatorio excepto cuando una vivienda está hipotecada. La entidad bancaria te exigirá un seguro con una cobertura mínima si quieres acceder al préstamo. Ahora bien, como ya sabrás si nos lees a menudo, es más que recomendable contar con una póliza que proteja tu vivienda, tus objetos personales y los posibles daños que puedas causar a otras personas, como pueden ser tus vecinos.

Seguro de hogar y rotura de bañera

Erróneamente tendemos a creer que si aseguramos el contenido y en él se incluyen las roturas, ya tenemos todas las posibles roturas cubiertas, y no es así. En el caso de la rotura de una  bañera, al igual que ocurre con otros elementos, en la póliza se encontrará perfectamente detallado si se encuentra incluida o no. 

Hay aseguradoras que en sus pólizas multirriesgo, bien sea como garantía que ofrecen por defecto o como garantía adicional, cubren las roturas de los aparatos sanitarios fijos, por lo que sí estaría incluida la rotura de la bañera. Y también lo harían con otras roturas materiales de la vivienda, como puede ser la vitrocerámica. Asimismo, en el caso de tener incluida la cobertura de daños estéticos en la póliza, la rotura de la bañera también estaría contemplada. 

Hay compañías de seguros que, a pesar de que se contrate la póliza más completa con las garantías adicionales por roturas materiales, no incluyen la posibilidad de asegurar tu bañera, la excluyen 100% de su condicionado. Aquí hay que estar muy atento a la letra pequeña de nuestra póliza porque nos puede llevar a error. En muchas de las pólizas del mercado sí que se afirma que están incluidos los sanitarios de loza, como el bidé, el lavabo o el wc, pero no la bañera. Y ¿por qué en este caso el seguro de hogar no cubre la bañera?, os preguntaréis. Porque la bañera no es de loza, suelen ser acrílicas, de acero esmaltado o de hierro fundido.

Diferentes seguros para las diferentes necesidades

Ahora que ya hemos recordado los aspectos asegurables de nuestra vivienda y hemos aclarado si el seguro de hogar cubre la rotura de la bañera, vamos a hacer un breve resumen de lo que suele cubrir una póliza de hogar, de la más básica a la más completa.

El seguro de hogar más básico que encontramos en el mercado suele incluir la cobertura de daños materiales por incendio, robo, por agua y frente a fenómenos naturales junto a la garantía por responsabilidad civil, aunque como siempre decimos, depende mucho de cada aseguradora. Suele ser el tipo de póliza que se contrata para una segunda residencia que se disfruta solo unos días al año y en la que el contenido es de escaso valor.

De este, podríamos pasar ya a una póliza intermedia que puede incluir lo citado anteriormente más una serie de servicios como la defensa jurídica, la asistencia en el hogar, bricolaje y una ampliación de la cobertura de daños materiales, como los electricos, o las roturas accidentales que en este caso suelen incluir cristales y mármoles. Sin embargo, estas últimas suelen seguir estando bastante limitadas y para incluir una cobertura más completa, en muchas ocasiones hay que contratar una garantía adicional que cubra daños materiales o contratar un seguro multirriesgo más completo, que incluya este tipo de daños.

Y por último, encontramos la póliza multirriesgo más completa, para los que no quieren dejar ningún cabo suelto. Suele incluir daños materiales más completos como las vitrocerámicas, loza, sanitarios, y servicios como la asistencia informática remota, la recuperación de datos en dispositivos digitales, el exterminio de plagas, urgencias 24 horas o servicio de asistencia en viaje. Además, de poder añadir garantías adicionales como la de robo de joyas y dinero o la cobertura por robo de obras de arte.

Como habitualmente aconsejamos, lo mejor a la hora de contratar un seguro de hogar es acudir a asesores expertos que puedan ayudarte a elegir la mejor póliza para tu hogar en base a tus necesidades. En El Corte Inglés Seguros  podrás utilizar nuestro comparador de seguros del hogar que te permitirá, de un solo vistazo, comprobar el precio de tu póliza según las coberturas que desees añadir a tu seguro.

¿Cómo reparar el esmalte de la bañera?

Aunque puedes informarte acerca de si tu seguro de hogar cubre la reparación del esmalte de la bañera, vamos a contarte cómo hacerlo por si quieres probar y ver si eres capaz de arreglarlo tú mismo.

Para empezar, necesitarás esmalte para sanitarios. Después, tendrás que seguir unos pocos pasos:

  • Prepara la superficie, eliminando todo tipo de grasa. Limpia la zona desconchada y retira los restos de suciedad que puedan haber quedado tras lijar, o restos de jabones u otros productos.
  • Lija como segundo paso. Hazlo en el propio desconchón y la zona circundante. Si usas un taco de lija te resultará mucho más cómodo.
  • Aplica fibra de vidrio o resina. Esto será necesario si la zona a reparar es grande. En el envase que compres, vendrán unas indicaciones que debes seguir para su uso correcto.
  • Continúa con la pintura de esmalte cerámico. Toda vez que la zona se ha secado, mezcla los productos de los que se compone el esmalte sanitario que habías comprado. En la zona desconchada o estropeada, aplica este esmalte.
  • Vuelve a lijar cuando el esmalte esté seco por completo, para que la superficie se vea homogénea y no se aprecie lo que acabas de arreglar.

Si decides que prefieres no arreglar tu bañera y lo que quieres es cambiar tu bañera por ducha, tendrás que preguntar si el seguro cubriría parte de esa obra, como el importe que alcanzase la reparación de la bañera o tendrás que asumir tú la totalidad del pago de la reforma.

¿El seguro puede reparar un agujero en la bañera?

Si la cosa ha pasado a mayores y lo que tienes ya es un agujero en toda regla, lo mismo hay que ser muy manitas para poder repararlo, que no se filtre agua y que encima, no se note. 

En este caso lo mejor es contactar con nuestro seguro de hogar, que cubrirá esta reparación si así aparece reflejado en las condiciones de nuestra póliza o si tenemos contratada la cobertura de daños estéticos.

¿El seguro repara una bañera oxidada o picada?

Si tu bañera presenta zonas oxidadas o picadas, también puedes intentar repararla con un procedimiento parecido al que hemos expuesto en párrafos anteriores. 

Tendrás que reparar con masilla los desperfectos, esperar a que se seque este trabajo y lijar bien toda la zona; a continuación, limpiar a conciencia para eliminar los restos que puedan haber quedado, dejarla secar completamente y frotar toda su superficie con alcohol de quemar para que se adhiera bien el producto que pondremos después.

Ya solo queda esmaltarla con el producto que te recomienden en un establecimiento adecuado, y si quieres hacerlo bien, dale dos capas -deja que pasen 24 horas entre la primera y la segunda-. 

Para poner la guinda al pastel, séllala. No es estrictamente necesario, pero ya que nos ponemos… lo hacemos bien, ¿no?

Recuerda que no podrás usar esta bañera en los cinco días siguientes a repararla, para evitar que se desprenda el esmalte o cualquier otro producto de los que hemos utilizado.

Eso sí… si puedes resolverlo con una llamada y no eres especialmente mañoso, no te la juegues y deja que tu seguro de hogar se encargue. Los profesionales que enviarán a tu casa se ocuparán de que la bañera te quede como nueva.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS