Llevar a cabo operaciones financieras por Internet es muy cómodo, pero también se corren algunos peligros. Kaspersky Lab propone algunas pautas sencillas para que los cibercriminales no puedan ‘desplumarte’ y así proteger la economía de tu hogar:

  • En primer lugar, antes de hacer una transferencia bancaria por internet, hay que asegurarse de que el ordenador o dispositivo móvil está bien protegido. En Windows hay una opción que permite instalar las actualizaciones de forma automática. Si tienes un Mac, solo tienes que hacer clic cada vez que salga la notificación de actualizaciones disponibles. Tampoco hay que olvidar hacer una verificación de la versión del navegador, ya que la mayoría de las transacciones de realizan por Internet.
  • En el caso de dispositivos móviles, es más probable que se utilicen aplicaciones específicas para las transferencias, por eso “asegúrate de que también esta aplicación está actualizada y, mientras tanto, aprovecha la ocasión para actualizar todas tus apps, puesto que un cibercriminal podría acceder a tu dispositivo a través de otra aplicación vulnerable”, aconsejan desde la empresa de seguridad.
  • Tampoco olvides instalar, para proteger tus dispositivos, “un programa antivirus sólido en tu smartphone y en tu ordenador tradicional. Ya sabes que un malware puede ser un problema para tu ordenador, pero últimamente los cibercriminales están atacando también a la plataforma Android, sobre todo con malware bancarios”.
  • Por último, nunca debes hacer una transferencia bancaria por internet desde un equipo que no gestionas solo tú. Puedes usar el ordenador de tu oficina solo si eres el único en utilizarlo, pero no hagas transferencias de dinero con ordenadores públicos, de amigos o en común con otras personas.

Otras medidas de seguridad a la hora de hacer una transferencia bancaria por internet

Una vez que tu equipo personal está bien protegido, verifica también si las páginas web que visitas son seguras. “Obviamente, lo primero es evitar los servicios para transferencias de dinero que no conoces”.

Después de haber elegido el servicio que quieres utilizar, asegúrate de que emplee “sistema de encriptación robusto”. Echa un vistazo a la barra de direcciones y fíjate si aparece el pequeño candado y el protocolo “HTTPS”: si es así, tus datos se transmitirán en formato cifrado.

Si vas a utilizar un servicio que pide el registro con nombre usuario y contraseña (esperemos que sea así), “es fundamental elegir una clave única, robusta y larga, compuesta por letras mayúscula y minúsculas, números, símbolos y espacios”.

El siguiente paso es activar un sistema de doble verificación. De este modo, “tendrás que confirmar cualquier acceso a la página introduciendo un código de seguridad que te habrá llegado por email o SMS”.

Finalmente, desde Kaspersky aconsejan utilizar algún sistema que garantice tus transacciones, como Verified – By-Visa o 3D Secure, que te piden otra contraseña de un solo uso antes de finalizar la transacción.

Recuerda poner todos estos consejos en práctia a la hora de reservar hoteles o comprar viajes por internet por ejemplo.