Desde que se lanzó en España la aplicación de Pokémon Go, el juego de moda, han sido numerosas las situaciones sorprendentes que se han llegado a dar, sobre todo en lo que se refiere a la seguridad vial.

La policía, consciente de las situaciones, incluso peligrosas, que se han dado en otros países debido a la imprudencia de la gente que juega, ha lanzado una campaña a través de las redes sociales, con el fin de concienciar. El slogan es “Hazte con todos con seguridad”.

El peligro se genera porque los jugadores se mueven en el mundo real, cazando monstruos virtuales pero que son buscados en las calles y en los lugares físicos existentes en el entorno en el que el jugador se encuentra.

Las personas que se divierten jugando con la aplicación de Pokémon Go, suelen actuar de una forma determinada. Caminan por la calle mirando fijamente la pantalla del móvil. Los peatones que caminan jugando a Pokémon Go, tienden a incumplir muchas normas de tráfico, no haciendo caso a ciertas señales o no caminando prestando la suficiente atención, con el peligro de no protegerse de accidentes de tráfico.

Otras imprudencias que se cometen al jugar con Pokémon Go, es que se han llegado a invadir y a poner en peligro la seguridad de una propiedad privada, colándose en espacios pertenecientes a personas particulares para cazar uno de los monstruitos  que allí detectan.

El colmo de los males es observar como hay jugadores que se atreven a conducir mientras manipulan sus teléfonos móviles para jugar a Pokémon Go. Una distracción al volante es una de las causas principales de los accidentes de tráfico.

La Policía, consciente de todas estas conductas inapropiadas, ha querido advertir de los peligros que un simple juego puede generar si se hace mal uso de él. El dato curioso, y el que seguramente ha sido la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de los agentes de seguridad, ha sido el hecho ocurrido en la Comandancia de la Guardia Civil de las Rozas. En el aparcamiento de este lugar, una zona donde el paso es restringido, se colaron dos jóvenes veinteañeros para cazar algunos Pokémons que su teléfono móvil indicó que se hallaban allí. Los jóvenes no dudaron en invadir la zona restringida para poder cazarlos.

Para que este tipo de situaciones no se repita y por la seguridad de todos, los agentes han visto más que necesaria poner en marcha esta campaña.