Es posible que nunca hayas oído el término “efecto elefante” y tengas un concepto erróneo de lo que hace referencia. Porque no se refiere al peso de una persona sino más bien a un accidente de tráfico.

Según los últimos datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) sobre de la siniestralidad vial durante el 2019, 1.098 personas perdieron la vida en un accidentes de tráfico. Pero, a pesar de ser un dato histórico ya que es la cifra más baja desde 1960, destaca un dato muy preocupante y es que un 20% de los fallecidos no usaba el cinturón de seguridad.

Por si no lo sabías conducir sin cinturón de seguridad es muy peligroso y puede conllevar sanciones de 200 euros y tres puntos menos en el carnet de conducir, y en caso de producirse un accidente puede suponer graves consecuencias. Una de ellas es el conocido efecto elefante.

Este efecto tiene lugar cuando se produce un impacto con el coche y los pasajeros que ocupan las plazas traseras no se han abrochado el cinturón de seguridad. Un frenazo o un accidente de tráfico provoca que la persona sin cinturón salga disparada convirtiéndola en un proyectil humano. De hecho, la fuerza con la que golpeará a la persona que está sentada delante variará en función de su peso y de la velocidad del coche, pero el resultado es semejante al del peso de un elefante. De ahí su nombre.

Porqué es tan peligroso

Si se produce un accidente a una velocidad de unos 60 km/h y el individuo que va sin cinturón en el coche pesa unos 75 kilos, golpeará el asiento delantero con una fuerza equivalente a 4,2 toneladas. Una cifra impactante que seguro que ni te imaginabas.

Pero cuidado, porque desde la DGT nos recuerda que este efecto no sólo lo producen las personas, también con los objetos que, de forma habitual, van sueltos dentro del habitáculo.

Actos tan cotidianos, que consideras sin importancia y que no tienen peligro como dejar el móvil en el asiento del copiloto cuando no está ocupado, llevar una botella de agua en los huecos para los pies, unas zapatillas de repuesto, un bolso o una mochila… pero pueden convertirse en auténticos proyectiles. Lo mismo pasa con el equipaje que llevemos y no esté sujeto correctamente en el maletero.

Ten en cuenta que, si por cualquier circunstancia nos vemos obligados a frenar bruscamente, estos objetos pueden salir despedidos golpeando a cualquier pasajero que vaya dentro del coche. Si circulamos por ciudad a 50 km/h, solo en ese impacto multiplicarán su peso por cuarenta. Por ejemplo, un ordenador portátil pasaría de pesar de 3 a 100 kilos y una maleta de 15 kilos se convertiría en un objeto de 520 kilos, que equivale al peso de una vaca. Datos que son para pensarte que dejas en el coche sin importancia.

Cómo prevenir el efecto elefante

Realmente es muy sencillo prevenir el efecto elefante, sólo con abrocharte el cinturón, algo que, además, es obligatorio por ley. Este simple detalle no es solo una forma de ahorramos la multa, también protegeremos nuestra vida y la de nuestros acompañantes.

No llevar puesto el cinturón no sólo se produce el efecto elefante, sino que el propio pasajero que sale disparado tendrá consecuencias fatales, que le pueden causar incluso la muerte.

Y si estás buscando un buen seguro de coche, nosotros te asesoramos para que encuentres las coberturas que necesites y mejor se adapta a tus necesidades por el mejor precio posible. Ni más, ni menos. Gana en seguridad y ahorra en cuotas al contratar tu póliza con El Corte Inglés.